Sábado, 01 Octubre 2016 00:00 Mundo

Los evangélicos recuperan electorado en las periferias del país

Hay riesgo de una aventura a lo Berlusconi, alerta alcalde de Sao Paulo

Hay riesgo de una aventura a lo Berlusconi, alerta alcalde de Sao Paulo
Foto: AFP
Pablo Giuliano. Corresponsal desde Sao Paulo, Brasil

Fernando Haddad, alcalde de la ciudad de Sao Paulo (foto), se juega la reelección mañana en las elecciones municipales contra tres candidatos que forman parte del apoyo al gobierno de Michel Temer. El candidato del Partido de los Trabajadores (PT) dijo que cree en poder llegar a una segunda vuelta electoral pese al asedio judicial con el cual el juez Sergio Moro en las últimas semanas la ha emprendido contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y la detención de dos exministros de Economía, Guido Mantega y Antonio Palocci.

En diálogo con corresponsales extranjeros en la sede de la alcaldía de Sao Paulo, Haddad, un cientista de la educación y licenciado en filosofía, sostiene que Brasil, con el discurso de la antipolítica corre el riesgo de tener “un Berlusconi”. La alusión es al empresario y exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi, quien llevó a Italia a la putrefacción institucional luego de haber surgido como un ‘antipolítico’ tras la operación Manos Limpias que descabezó a la estructura partidaria tradicional, a inicios de los 90.

“Cuando se niega la política se abre margen para lo más peligroso, para aventuras políticas. Depende del aventurero que aparezca. Están dadas las circunstancias para un Berlusconi, pero no veo a este personaje aún con claridad”, dijo Haddad, uno de los pocos dirigentes del PT que ha elegido la vía más moderada para enfrentarse al golpe de Michel Temer y la antigua oposición a la derrocada Dilma Rousseff.

Precisamente sobre la antipolítica habla el favorito en las encuestas de las elecciones municipales del domingo, el millonario, heredero de una fortuna del siglo XIX, presentador de televisión y publicista Joao Doria, del ala del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) del gobernador del estado de Sao Paulo, el conservador Geraldo Alckmin.

El PSDB es aliado de Michel Temer y una victoria en la mayor urbe del país lograría varios efectos: sacar al PT de una administración de primer nivel, posicionar nuevamente al PSDB como líder de la derecha del país y catapultar a Alckmin, quien lo fue en 2006, como candidato en 2018.  

La caída de Dilma, el juicio contra Lula, para Haddad, no le quitan el sueño a la hora de pensar en los votos pese a que se encuentra en cuarto lugar en las encuestas: Doria tiene 30%, Celso Russomano, otro presentador de televisión vinculado a la Iglesia Universal  (evangélica) 22%, la exalcaldesa Marta Suplicy, que ahora se pasó a las filas de Temer, 12%y Haddad 11%. La encuesta de Datafolha indica que 33% de los paulistanos puede cambiar el voto.

“Cuando fui elegido en 2012 también había una agenda mediática y judicial que golpeó a dirigentes del PT y gané. El elector tiene su sabiduría, a la hora del voto tiene un cálculo más complejo que el de muchos periodistas”, dijo este exministro de Educación de Lula, quien creó los mecanismos de acceso de pobres y afrodescendientes a la universidad pública y privada, con becas. En aquella época habían sido condenados por el escándalo del “mensalao” varios dirigentes, entre ellos José Dirceu, exjefe de gabinete de Lula.

Ese punto y otros aspectos más del ascenso social, según Haddad, forman parte de la “ola conservadora” que se ha posado sobre Brasil. Para el alcalde, desde la reelección de Lula en 2006 la derecha se ha vuelto rabiosa.

“Esta ola conservadora se hizo más evidente ahora, con la agenda mediática. En 2006 no había problemas socioeconómicos como ahora, había crecimiento. Entonces la oposición abrió la peligrosa Caja de Pandora, como el resentimiento y la discriminación de género, racial, el aborto, a favor de elevar la edad penal. Hablaban de los vagos que recibían subsidios para comer”, según Haddad.

Lula ha llevado a Haddad a la alcaldía, pero el expresidente ahora no es garantía de éxito, ya que otros candidatos, los evangélicos por ejemplo, han logrado recuperar electorado en las periferias trabajadoras.

“El PT se acomodó desde el punto de vista político, no enfrentando una reforma política que era necesario realizar”, dijo este alcalde que ha revolucionado a la clase media alta al diseñar la ciudad para la bicicleta y el transporte colectivo, justamente en la Detroit sudamericana, con 7 millones de automóviles. Los trabajadores de las periferias redujeron hasta un 70% el tiempo en transporte hasta el centro. El alcalde redujo la deuda del municipio y lleva adelante un nuevo plan urbano, con expropiación de edificios públicos vacíos para vivienda popular y la redistribución del negocio inmobiliario.

Sus ciclovías y los corredores de autobuses, más la instalación de universidades y cines en las barriadas más pobres, le han causado que incluso todas las grandes radios de Sao Paulo le hicieran oposición. Sobre todo porque redujo la velocidad a 50 km en las avenidas y en los grandes accesos, reduciendo más de 1.000 muertos anuales.

Según Haddad, desde su victoria contra José Serra, hoy canciller, a la alcaldía, “en San Pablo se encendió una luz roja”. “Cambiaron la forma de tratarme, con falta de respeto, el trato es peor que el que le da la cadena Fox a Barack Obama”, sostuvo. (I)

ENLACE CORTO