Jueves, 22 Diciembre 2016 11:07 Mundo

Había huellas dactilares de tunecino en el camión del atentado en Berlín

La Policía alemana intensificó los patrullajes en la zona del atentado.
La Policía alemana intensificó los patrullajes en la zona del atentado. Foto: AFP
Redacción Web-Agencias

El ministro alemán del Interior, Thomas de Maizière, informó este jueves 22 de diciembre que las huellas dactilares del tunecino Anis Amri fueron halladas en el interior de la cabina del camión que atropelló a varias personas en un mercadillo navideño de Berlín, por lo que es "muy probablemente el autor" del atentado que dejó 12 muertos el lunes.

El ministro hizo esta declaración en una comparecencia conjunta con la canciller, Angela Merkel, quien expresó su confianza en una "pronta detención" del sospechoso.

Merkel aseguró, tras visitar la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA) que, en los últimos años, Alemania ha llevado a cabo "notables esfuerzos" para poder afrontar mejor el "reto terrorista" y destacó también el apoyo que está recibiendo de otros países que se han enfrentado a atentados en el pasado.

No obstante, la canciller reconoció la dureza de afrontar el primer gran ataque yihadista en Alemania, pese a que el Gobierno alemán sabía "en teoría" que el país estaba "en el punto de mira del terrorismo islámico".

"Los valores de la democracia y del estado de derecho están de nuestro lado", manifestó Merkel, quien se mostró "orgullosa" de la serenidad con la que ha reaccionado la inmensa mayoría de los ciudadanos y defendió la necesidad de mantener una sociedad abierta y libre.

En tanto el ministro de Interior como el titular de Justicia, Heiko Maas, dejaron claro que lo prioritario es ahora encontrar al sospechoso y abogaron por abordar después las lecciones que se pueden desprender de este caso.

Además de las críticas recurrentes sobre su política de acogida de refugiados, la canciller Merkel enfrenta ahora la controversia causada por la descoordinación de las autoridades a la hora de vigilar al principal sospechoso.

El caso de Amri pone en evidencia los déficits del sistema "como si miráramos con lupa", lanzó otro miembro de la familia política de Merkel, Stephan Mayer.

Las críticas giran en torno a que la policía perdió tiempo antes de centrar su investigación en el tunecino, pese a haber encontrado un documento de identidad suyo en el camión utilizado en el ataque.

Los investigadores dieron prioridad a un sospechoso paquistaní que acabó siendo liberado.

Sin embargo, Amri era conocido de la policía. Estuvo vigilado durante la mayor parte de 2016, principalmente en Berlín, donde se sospechaba que podría estar preparando un atentado y un robo para comprar armas automáticas. Pero en septiembre, la fiscalía abandonó la investigación por falta de pruebas.

Aunque su solicitud de asilo fue rechazada, Túnez bloqueó su expulsión.

Además, según el New York Times, también era conocido de las autoridades estadounidenses por haberse puesto en contacto, al menos una vez, con el grupo EI y por haber buscado en internet cómo fabricar explosivos.

Con todo, fue puesto en libertad por falta de pruebas o, al parecer, por una falta de coordinación entre las diferentes administraciones. El hombre había estado vinculado durante meses con el movimiento salafista y con conocidos predicadores de la yihad.

La policía ha ofrecido una recompensa de 100.000 euros para quien pueda ayudar a dar con él.

Mientras, este jueves volvió a abrir el mercadillo de Navidad de la capital alemana donde se produjo el atentado reivindicado por el grupo yihadista autodenominado Estado Islámico (EI). (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Jueves, 22 Diciembre 2016 11:41

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense