Sábado, 26 Noviembre 2016 07:30 Mundo

Cuba decreta luto por 9 días tras la muerte de su máximo líder en los últimos 60 años

Cuba decreta luto por 9 días tras la muerte de su máximo líder en los últimos 60 años
Foto: AFP

La muerte del exmandatario de la isla fue anunciada la noche del viernes por su hermano, Raúl Castro. Las reacciones en los habitantes de la isla fueron de conmoción. Sus restos fueron cremados, según su voluntad.

AFP, Prensa Latina, Rusia Today

Fidel Castro Ruz, considerado el padre de la Revolución cubana y uno de los protagonistas latinoamericanos del siglo XX, murió a los 90 años. El anuncio lo hizo su hermano, el presidente Raúl Castro, en un mensaje dirigido la noche del viernes y que tomó por sorpresa al mundo.

“A las 22:29 falleció el comandante en jefe de la Revolución cubana, Fidel Castro”, manifestó Raúl en un mensaje que fue televisado.

Figura legendaria y controversial del último siglo, Fidel se proyectó al mundo desde la pequeña isla de Cuba, donde ejerció un poder absoluto, desde que comenzó sus actividades insurgentes en la década de los cincuenta contra el régimen del dictador Fulgencio Batista.

“En cumplimiento de la voluntad expresa del compañero Fidel, sus restos serán cremados en las primeras horas”, informó Raúl en el mensaje.

Casi de inmediato se comenzaron a difundir los rasgos del político de mayor influencia de cuba y Latinoamérica; se recordaron las acciones que emprendió desde joven al frente de la guerrilla de rebeldes “barbudos” que triunfó en 1959, junto con otra legendaria figura de la revolución cubana, Ernesto ‘Che’ Guevara.

Gobernó la isla enfrentando un prolongado bloqueo impuesto por Estados Unidos, que hasta ahora continúa, pese al acercamiento entre la isla y la potencia del norte, desde el año pasado. En 2006 Fidel cedió el poder a su hermano a causa de un severo quebranto en su salud; 2 años después renunció definitivamente a la presidencia de Cuba y en abril de 2011 hizo lo propio con la jefatura del gobernante Partido Comunista.

Sobre su muerte, Raúl, con voz firme y en su tradicional atuendo militar, manifestó que “la comisión de los funerales brindará a nuestro pueblo una información detallada sobre la organización del homenaje póstumo que se le tributará al fundador de la Revolución Cubana”.

Duelo nacional

Poco antes de la medianoche del viernes, la noticia de su muerte causó una inmediata conmoción en la isla caribeña. Las autoridades cubanas decretaron 9 días de duelo nacional.

De acuerdo con la organización de las exequias, se ha previsto que las cenizas del líder de la Revolución cubana recorran la isla por carretera antes de llegar a su destino final, el mayor cementerio de Santiago de Cuba, el 4 de diciembre.

Las cenizas serán expuestas el lunes y el martes próximos en el memorial José Martí, en la Plaza de la Revolución de La Habana, donde la población podrá rendirle homenaje, según un comunicado oficial.

El mismo martes 29, a las 19:00 locales, La Habana despedirá al histórico dirigente con un multitudinario acto en la Plaza de la Revolución, corazón político de Cuba, donde Castro pronunció muchos de sus famosos discursos.

Al día siguiente partirá una peregrinación de 4 días con las cenizas, del 30 de noviembre al 3 de diciembre, que recorrerá 13 de las 15 provincias de la isla.

Los restos viajarán por carretera en el sentido inverso de la ‘Caravana de la Libertad’, la misma que llevó a un Fidel triunfante desde Santiago de Cuba hasta La Habana en 1959, cuando doblegó a la dictadura de Fulgencio Batista.

Será un recorrido de unos mil kilómetros hasta Santiago de Cuba, donde está previsto un acto de masas en la plaza Antonio Maceo. El sepelio se realizará el 4 de diciembre a las 07:00 locales.

Mientras duren los 9 días de duelo nacional “cesarán las actividades y espectáculos públicos” y ondeará la bandera nacional a media asta. La radio y la televisión mantendrán una programación informativa, patriótica e histórica”, según las autoridades de la isla.

La comisión encargada de los funerales anunció, además, que postergó una revista militar prevista para el 2 de diciembre. El acto del sexagésimo aniversario del desembarco de Fidel a bordo de la embarcación Granma, desde donde emprendió la campaña contra el gobierno de Batista; esta actividad fue trasladada para el 2 de enero de 2017.

Reacción en la isla

“Estábamos trabajando en el hotel cuando Raúl dio la noticia por televisión y todo el mundo quedó impactado, un momento muy triste”, contó Yaimara Gómez, empleada del Hotel Presidente, en La Habana, apenas se enteró de la noticia.

El presidente cubano apareció por televisión cuando muchos bailaban, bebían, flirteaban, compartían en el muro del malecón, a orillas del mar, o simplemente dormían.

Por muchos años la noticia falsa de la muerte de Fidel Castro puso los pelos de punta dentro y fuera de Cuba. Esta vez no fue ni siquiera un rumor: Fidel murió bajo absoluta reserva, probablemente en su casa de La Habana, el mismo año de su nonagésimo aniversario, reseñaron medios de comunicación internacionales.

Hasta las primeras horas del sábado nadie sabía las circunstancias del deceso, apenas la voluntad del líder de ser cremado. “Perder a Fidel es como perder a un padre, al guía, al faro de esta revolución”, dijo Michel Rodríguez, un panadero de 42 años que se enteró de la noticia a través de la radio cuando todavía tenía abierto su local.

A quienes sorprendió la novedad fuera de sus casas, comenzaron a enterarse por boca de otras personas y, particularmente, por el cierre de los centros nocturnos de La Habana, donde se encontraban. “Estábamos por aquí viendo si era verdad o no, porque nadie lo sabe”, dijo una turista española que paseaba por el malecón de la capital.

Otro grupo de jóvenes que charlaba animadamente sentados en el muro, también recibió la noticia con una visible cara de confusión cuando un periodista extranjero les preguntó su opinión; uno de ellos incluso pidió silencio al resto de sus compañeros para escuchar la explicación que recibía.

Un tercer entrevistado dijo sentir la muerte de Castro y agregó: “Eso se va recordar en el mundo entero, porque ese hombre ha llegado donde no ha llegado nadie. De hecho, ser presidente de un país por tantos años, eso no lo va a lograr en el mundo nadie. Yo como cubano lo siento, porque verdad que el tipo es un caballo”.

Una joven que se encontraba en un punto wifi de la capital cubana comentó tímidamente que la noticia la había sorprendido. “Sí pueden ocurrir bastantes cambios, pero en este momento así no sé qué diría, qué es lo que podría pasar. Muy mala noticia esa para todo el pueblo”, dijo.

Irma Hierrezuelo, una enfermera jubilada de 65 años, resumió lo que significó Fidel para generaciones de cubanos. “Él fue el otro padre que yo conocí, le debo los estudios de enfermería, se lo debo todo”, dijo esta mujer que confesó haberse medicado para controlar los nervios ante la noticia.

Marco Antonio Díaz, de 20 años, contó que estaba en una fiesta en La Habana cuando, de repente, detuvieron la música para dar a conocer la noticia. La celebración terminó abruptamente. “Regresé a casa y desperté a todo mundo: Murió Fidel. Mi mamá quedó pasmada”, contó este trabajador de una lavadora de autos.

Centenares de cubanos desfilaron durante el Día del Trabajo con pancartas que tienen las imágenes de Fidel Castro y su hermano Raúl. La caminata ocurrió en mayo de este año. Foto: AFP

La vida desde su retiro

Desde que dejó el poder, Fidel se dedicó a escribir esporádicos artículos de prensa y a recibir a personalidades en su casa de La Habana. El miércoles de la semana pasada circuló la que podría ser su última foto en vida. Entonces apareció, en su ya habitual chaqueta deportiva blanca, junto al presidente de Vietnam, Tran Dai Quang.

En sus últimos años Fidel se había obsesionado con el calentamiento global, el riesgo nuclear, la sobrepoblación mundial, la preservación de la paz y Estados Unidos, su eterno enemigo. El líder cubano guardó celosamente en secreto, hasta el final de sus días, su intimidad personal y familiar, lo que convirtió en un enigma que alimentó su imagen legendaria.

El misterio lo acompañó siempre. Incluso en su último tiempo, aquejado por la crisis intestinal que el 31 de julio de 2006 lo llevó a delegar el poder en su hermano Raúl, fue casi nada lo que se supo de su repentina enfermedad.

Reacciones en Miami

En las calles de Miami, los cubanos en el exilio reaccionaron con júbilo ante la noticia. Gritaban: “¡Cuba libre!” y “¡libertad, libertad!”, se tomaron selfies, hicieron videos y cantaron.

“Es triste que uno se alegre de la muerte de una persona, pero es que esa persona nunca debió haber nacido”, dijo Pablo Arencibia, un maestro de 67 años que salió de Cuba hace 20.

Según el Centro de Investigación Pew, hay 2 millones de cubanos en Estados Unidos y el 68% de ellos vive en Florida. Miami se ha convertido en el bastión de la oposición del gobierno cubano. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Domingo, 27 Noviembre 2016 10:34

Banner

Últimas noticias

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense