Martes, 14 Febrero 2017 00:00 Mundo

El Ministerio Público pidió información adicional para justificar la captura

Expresidente de Perú se queda sin alternativas para evadir la justicia

Los fiscales del Perú solicitaron la detención del expresidente Alejandro Toledo, el 7 de febrero de 2017.
Los fiscales del Perú solicitaron la detención del expresidente Alejandro Toledo, el 7 de febrero de 2017. Foto: www.panorama.com.ve

El presidente de EE.UU. aprobó la deportación de Alejandro Toledo. Mientras Israel le negó el ingreso hasta que resuelva sus líos judiciales.

Víctor Vimos, corresponsal en Lima

Acorralado. Alejandro Toledo, expresidente del Perú, se queda sin opciones que le permitan evadir, en principio, los 18 meses de cárcel que la justicia de su país ha impuesto sobre él como parte del proceso de investigación por supuestos delitos de lavado de activos y tráfico de influencias establecidos en su contra.

Con una celeridad inusual, las autoridades peruanas han apelado a diversas instancias internacionales para reducir al máximo las opciones de escape o asilo político por las que Toledo pudiera optar.

En esa línea, por ejemplo, la semana pasada se elevó un informe judicial hacia el Departamento de Estado de los Estados Unidos, pidiendo se proceda a la captura y extradición del exmandatario, quien hasta el sábado pasado, se sabe, permanecía en la ciudad norteamericana de San Francisco.

De acuerdo con información brindada por el Ministerio Público del Perú, el Departamento de Estado ha pedido información adicional para justificar, ante un juez, la necesidad de proceder con las acciones policiales respectivas.

Para fortalecer esta iniciativa, Pedro Pablo Kuczynski, actual presidente del Perú, dialogó con su homólogo, Donald Trump, e hizo una petición expresa para que, basados en el amplio historial de colaboración de sus dos países y en los decretos migratorios vigentes, se deporte, en el menor tiempo posible, a Toledo. La respuesta norteamericana habría sido positiva, en momentos en los que Trump ha declarado la necesidad de dejar de proteger a políticos acusados de corrupción en sus respectivos países.

Toledo, quien ejerció el cargo de Presidente 2001 y 2006, es acusado de recibir sobornos por $ 20 millones  como parte de la adjudicación de los tramos II y III de la Carretera Interoceánica a nombre de la constructora brasileña Odebrecht.

Finalmente, Israel, el destino que figuraba como posibilidad para que Toledo evite la justicia, ya que su esposa Eliane Krap tiene la ciudadanía israelí además de la francesa y la belga, también le dio la espalda.

Ese país declaró que Toledo solo podrá ingresar cuando sus temas judiciales sean resueltos.

De acuerdo con el ministro del Interior del Perú, Carlos Basombrío, las declaraciones de Israel han sido oportunas pues se conoce, según fuentes cercanas a Toledo, que ya con los pasajes comprados para viajar el pasado sábado desde San Francisco a Tel Aviv, el expresidente del Perú habría desistido de tomar el vuelo.

Disminuido políticamente, Toledo ha ensayado mensajes a través de Twitter en los que se proclama como una víctima de persecución política y asegura que se defenderá desde un espacio en el que no sea prejuzgado como culpable.

“Nunca me he fugado de nada, pero me llaman ‘fugitivo’, una distorsión maquiavélicamente política que rechazo”, dijo Toledo en una entrevista con la cadena  CNN en español y aseguró que nunca le pidieron su testimonio sino que lo acusaron directamente de delitos que no ha cometido y que el juzgado tampoco puede comprobar.

Toledo señaló estar dispuesto a colaborar con la justicia y adjuntó que se trata de una cacería de brujas. “Todos los peruanos tenemos el derecho a la presunción de la inocencia y el debido proceso enmarcado dentro de la ley”.(I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET