Sábado, 19 Agosto 2017 00:00 Mundo

El país regulará el acceso al mercado laboral

Europeos podrán visitar Gran Bretaña sin visa tras el ‘Brexit’

Oficinas de migración e ingreso de ciudadanos europeos al Reino Unido.
Oficinas de migración e ingreso de ciudadanos europeos al Reino Unido. Foto: AFP
Leonardo Boix, corresponsal en Londres

El Gobierno británico permitirá a los ciudadanos de la Unión Europea (UE) viajar a Gran Bretaña sin necesidad de obtener una visa tras el ‘Brexit’, aunque sí precisarán de un permiso especial si quieren trabajar, estudiar o radicarse en el país.

De acuerdo a los planes oficiales, que fueron adelantados por el periódico inglés The Times, el Reino Unido mantendrá el mismo regimen sin visas para el ingreso de europeos por razones de turismo, una vez que la nación abandone la UE en marzo de 2019.

Bajo las regulaciones actuales, los ciudadanos europeos pueden vivir, trabajar y radicarse libremente en Gran Bretaña sin necesidad de permiso alguno. Pero ello cambiará radicalmente a partir del ‘Brexit’.

El Ministerio del Interior británico indicó que los cambios permitirán al país manejar mejor el flujo inmigratorio, como también controlar el acceso al mercado laboral interno y a los subsidios públicos.

Por ejemplo, seguirán permitiendo a las compañías y empresas del país contratar a trabajadores altamente calificados provenientes de la UE, especialmente en ciertos sectores como la ingeniería, la medicina, la ciencia o la computación.

Sin embargo, aún no está claro cómo serán implementadas esas medidas y cómo serán identificados aquellos ciudadanos europeos que excedan su tiempo de estadía en suelo británico u obtengan trabajo sin la visa necesaria.

Para el ‘tanque de ideas’ conservador Migration Watch, que aboga por una reducción del flujo inmigratorio al Reino Unido, la propuesta del Gobierno es “sensata y proporcionada”, aunque aclaró que para que sea efectiva las autoridades deberán gastar millones de dólares adicionales en el sistema inmigratorio.

Migration Watch explicó que los recursos adicionales deberán ser destinados a aumentar el número de inspectores de inmigración y agentes de frontera.

El Gobierno británico tiene previsto dar a conocer su posición al respecto en octubre próximo, como parte de la siguiente ronda de negociaciones por el ‘Brexit’ con la UE.

Es probable que se establezcan reglas inmigratorias diferentes durante el período de transición posterior al Brexit- estimado en unos dos años-, para darle tiempo a las empresas y entes públicos a adaptarse a los cambios.

El mes pasado, la ministra del Interior británica, Amber Ruud, encargó un estudio que analice el impacto económico que tienen los trabajadores europeos en Reino Unido con el objetivo de elaborar un nuevo sistema de inmigración post 'Brexit'.

La iniciativa fue encargada a una comisión independiente.

El Comité de Consulta sobre la Inmigración realizará un detallado análisis económico acerca de las contribuciones que realizan y los costes que suponen para la economía británica los trabajadores europeos.

De acuerdo al adelanto del Times, el nuevo sistema para los visitantes europeos será implementado a partir de marzo de 2019, y desde entonces aquellos ciudadanos de la UE que quieran trabajar o residir en el Reino Unido deberán registrarse con el Ministerio del Interior.

Aunque el ex jefe del euroescéptico Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) Nigel Farage acusó al Gobierno de “arrodillarse” ante las demandas de la UE, el parlamentario conservador Andrew Bridgen, que apoya al ‘Brexit’, consideró que es justo no reclamarle a los europeos visas para viajar a Gran Bretaña.

“Nadie esperaba que fuéramos a cerrar las persianas y nos convirtiéramos en una Pequeña Inglaterra”, declaró el legislador oficialista.

“Las mismas restricciones serán implementadas a los ciudadanos británicos que quieran visitar el continente europeo”, agregó.

Según Bridgen, las modificaciones de inmigración impedirán que los europeos “puedan acceder libremente a puestos de trabajo en el Reino Unido o tratar de cobrar subsidios públicos”.

Esta semana, el Gobierno británico indicó que quiere progresar lo más rápido posible en las negociaciones con la UE sobre cómo controlará sus fronteras e implementará las nuevas medidas de inmigración.

Londres confirmó el miércoles que rechazará la opción de puestos fronterizos entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda tras el ‘Brexit’, uno de los temas centrales en las negociaciones con Bruselas.

Se estima que hay al menos tres millones de ciudadanos europeos en el Reino Unido, aunque esa cifra ha mermando desde el referendum por la salida de la UE en junio de 2016, tras un éxodo a sus países de origen.

Michel Barnier, el negociador principal de la UE para el ‘Brexit’ ha considerado insuficientes las garantías de los inmigrantes en el Reino Unido y aseguró que “el objetivo de la UE sobre los derechos de los ciudadanos es que tengan el mismo nivel de protección que en la ley europea”.

“Hace falta más ambición, claridad y garantías que las ofrecidas hoy por Reino Unido”, sostuvo el funcionario. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET