Sábado, 30 Septiembre 2017 00:00 Mundo

En 2015 EL EXPRESIDENTE bARACK oBAMA Y rAÚL cASTRO REABRIERON SUS oficinas TRAS 54 AÑOS DE GUERRA FRÍA

Estados Unidos reduce el 60% de su personal de embajada en Cuba

La bandera de Estados Unidos volvió a ondear el 14 de agosto de 2015 en Cuba, tras 54 años de Guerra Fría.
La bandera de Estados Unidos volvió a ondear el 14 de agosto de 2015 en Cuba, tras 54 años de Guerra Fría. Foto: Archivo / AFP

La decisión de retirar la presencia diplomática en La Habana se dio tras el ‘ataque acústico’ a 21 funcionarios estadounidenses. Aunque la medida no es la ruptura en las relaciones, sí las agudiza.

Redacción Mundo

La Habana.-

Estados Unidos retirará el 60% de su personal de la embajada en Cuba y alerta a sus ciudadanos del peligro de ser víctimas de “ataques” si viajan a Cuba. La medida se da luego de que 21 de sus diplomáticos y familiares presentaran traumatismos cerebrales o pérdida de la audición.

Los funcionarios del Departamento de Estado anunciaron ayer que los empleados de la embajada fueron ‘blanco’ de ‘ataques específicos’. Estas declaraciones dan un cambio significativo a la inicial cuando se abordó el tema como un simple “incidente”.

El caso se reportó, entre noviembre de 2016 e inicios de 2017, cuando diplomáticos estadounidenses y canadienses comenzaron a sufrir ataques de origen desconocido.

Ellos al igual que familias estaban alojados en viviendas provistas por el Gobierno cubano, aunque un caso se registró también en el hotel El Capri.

De acuerdo al diario The Washington Post, aunque estos diplomáticos detallan que no conocen a otros huéspedes o empleados afectados, la preocupación de que existan más víctimas llevó al Gobierno estadounidense a emitir una advertencia más amplia que impide viajar a Cuba.

De acuerdo al portal de CBS News, la decisión del Gobierno estadounidense es un golpe a las frágiles relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

¿Qué implica este anuncio?

La retirada diplomática significa que ningún visado será procesado en la embajada porque no habrá suficiente gente para hacer el trabajo.

Además, solo los funcionarios del Gobierno estadounidense involucrados en la investigación en curso o que necesiten viajar allí para la seguridad nacional o las operaciones críticas de la embajada podrán ir a Cuba. Según las autoridades, ninguna delegación de Estados Unidos visitará Cuba para las reuniones bilaterales, aunque pueden reunirse en los Estados Unidos.

Según The Post, la decisión de retirar la presencia diplomática en La Habana no representa una ruptura en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, que fueron normalizadas en 2015 por el expresidente Barack Obama con su homólogo Raúl Castro tras 54 años de guerra fría.

Sin embargo, esta medida marca la crisis más grave entre los dos países y llega en un momento en que la administración del nuevo mandatario estadounidense, Donald Trump, está tratando de limitar el turismo y el comercio a la isla hasta que este Gobierno comunista efectúe más reformas democráticas  como “elecciones libres”.

Diario El País indica que este “ataque” contiene los ingredientes propios de las crisis de la guerra fría, con misterio, espías y combates soterrados.

Estados Unidos desde el primer momento se cuidó mucho de no acusar a Cuba. Asimismo, tras conocer la noticia, Raúl Castro  se comunicó directamente con el embajador de EE.UU. en La Habana, Jeffrey DeLaurentis, y negó cualquier responsabilidad. Además, en un hecho inusual, autorizó al Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés) y a la Policía canadiense a realizar investigaciones en La Habana.

Hasta ahora, los funcionarios de Estados Unidos reconocen que Cuba ha facilitado a la investigación  y detallan que los cubanos también están investigando por separado.

Al respecto, observadores internacionales dudan de que La Habana se haya arriesgado en tales acciones a finales de 2016, cuando las relaciones intentaban normalizarse o al menos están en deshielo.

Esta medida se toma a pocos meses de que Raúl Castro abandone el poder, la fecha prevista es el 24 de febrero de 2018. Él asumió el mando el 25 de febrero de 2008, tras la enfermedad de su hermano Fidel. (I)

--------------------

“Recuperación de Puerto Rico tomará tiempo”

La recuperación de Puerto Rico tras el azote del huracán María tomará tiempo, advirtió ayer el teniente general Jeffrey Buchanan, quien tomó control de la operación del Joint Forces Land Component Command (JFLCC ).

Este es el primer JFLCC asignado a Puerto Rico tras un fenómeno atmosférico, en este caso el azote del huracán María.

“Sufrieron una tremenda devastación y esta recuperación tomará mucho tiempo pero trabajamos con Fema para proveerles el apoyo que requieran”, sostuvo Buchanan durante una conferencia de prensa conjunta con el gobernador en la que el tiempo para las preguntas fue muy limitado.

Aseguró que todas las ramas militares (Army, Air Forces, Navy, Marine y Coast Guard) trabajan con las autoridades del país para abrir el espacio aéreo, los aeropuertos y despejar los perímetros de la Isla y entregar artículos críticos como alimentos, agua y combustible.

En cifras, 4.600 militares ya están en la isla para trabajar con la recuperación. Anticipó que la operación se transformará de una aérea en una más terrestre, algo que estará bajo sus militares para “coordinar más ayuda federal”.

El gobernador, por su parte, dijo que ya se logró comunicación con los 78 municipios y se continúa el envío de suministro. Además, informó que eliminó la ley seca y acortó las horas del toque de queda de 21:00 a 05:00.

Ayer, el presidente Donald Trump afirmó que  aumentará la asistencia de emergencia a Puerto Rico. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO