Sábado, 26 Noviembre 2016 00:00 Mundo

La guerra de yemen registra 3,15 millones de desplazados internos

España fue un centro de entrenamiento de EE.UU.

Un hombre observa los daños tras los enfrentamientos entre militantes progobierno y los rebeldes chiítas hutíes.
Un hombre observa los daños tras los enfrentamientos entre militantes progobierno y los rebeldes chiítas hutíes. Foto: AFP

WikiLeaks filtró 500 documentos que revelan que el Pentágono armó a los militares yemeníes.

Redacción y Agencia AFP

WikiLeaks publicó ayer 500 documentos de la embajada de Estados Unidos en Yemen en donde se ofrecen pruebas de que Washington armó, entrenó y financió a las fuerzas yemeníes antes de que estallara en 2015 la guerra civil en el país árabe. En estos documentos figura  la ciudad de Sevilla, en  España.

Centrado en liderar batallas sobre todo en Oriente Próximo, Washington ha utilizado países para afianzar su estrategia militar. España fue en 2013 centro de un entrenamiento subvencionado y supervisado por el Pentágono para 28 miembros de las Fuerzas Aéreas de Yemen.

La Casa Blanca dio $ 38 millones   a las autoridades yemeníes para que compraran un avión CN-235 a Airbus Military, con sede en Sevilla, y lo emplearan en operaciones antiterroristas.

El acuerdo incluía una instrucción en suelo español para 6 pilotos y 22 encargados de las tareas de mantenimiento del aparato, un carguero bimotor de ala alta.

El Pentágono pretendía que el CN-235, junto al resto de aviones y helicópteros pagados o donados a Saná, formara parte de su Fondo de Entrenamiento y Equipamiento 1206 del Departamento de Defensa. El programa tiene como objetivo “desarrollar la capacidad militar de un gobierno extranjero para operaciones antiterroristas o para participar en operaciones militares y de estabilización en las que participen las Fuerzas Armadas de EE.UU.”.

Según refleja una carta de Randolph Rosin, entonces representante del Departamento de Estado de EE.UU. en Saná, enviada al general Ahmed Ali al-Ashwal, el que fuera jefe de personal del Ministerio de Defensa de la nación del Medio Oriente, los militares yemeníes, entre los que había altos mandos, permanecieron en la ciudad andaluza algo más de cuatro meses.

Estaba previsto que el entrenamiento se desarrollara entre septiembre de 2012 y marzo de 2013, pero, tras varios aplazamientos, no concluyó hasta mediados de agosto de 2013.

De acuerdo al periódico El Diario de España, los documentos de WikiLeaks detallan todo tipo de cuestiones técnicas para sacar adelante el proyecto con el que en teoría se iba a beneficiar el Ejército yemení, pero también recogen un posible riesgo: que el Gobierno español se negara a autorizar la exportación del aparato debido a la situación política del país de destino.

La destrucción de Yemen

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, comentó que a pesar de que “la guerra de Yemen ha causado 3,15 millones de desplazados internos” y “el Gobierno de Estados Unidos ha proporcionado la mayor parte de las bombas y está muy implicado en su desarrollo”, su cobertura por parte de medios de comunicación en lengua inglesa “es visiblemente escasa”.

El país del Medio Oriente vive inmerso desde 2014 en un conflicto armado entre los chiítas hutíes y las fuerzas leales al presidente Abd Rabbuh Mansur al-Hadi, que se vio obligado a abandonar el país. La coalición de países árabes liderada por Arabia Saudita lanzó en marzo de 2015 una intervención militar en el país con bombardeos aéreos contra los rebeldes yemeníes.  

Yemen llegó a superar a Pakistán como uno de los principales destinatarios de la ayuda militar estadounidense. Pero, según se desprende de los documentos filtrados, Washington no confiaba demasiado en la capacidad del Ejército yemení ante la “libertad de movimiento y acción de organizaciones extremistas violentas”.

El diario señaló que quizás por ello, y tras cerrar su embajada en Saná y evacuar a su personal diplomático en febrero de 2015, decidió empezar a apoyar los bombardeos de Arabia Saudí, su gran aliado. (I)

-----------------------------

La creación de nueva entidad JSOC

Obama amplía los poderes de la unidad militar

El gobierno de Obama dio a la élite de operaciones especiales, el Comando Conjunto -organización que ayudó a matar a Osama bin Laden en una incursión 2011-, la autoridad para realizar un seguimiento, planificar y potencialmente lanzar ataques contra las células terroristas en todo el mundo.

De acuerdo al diario The Washington Post, este es un movimiento que estará enfocado en las amenazas terroristas dispersas, algunas de las cuales actúan bajo el mando del Estado Islámico.

Según un funcionario, que pidió el anonimato, estas misiones pueden actuar más allá de los campos de batalla de Irak, Siria y Libia, donde el Comando Conjunto de Operaciones Especiales (JSOC) ya ha llevado a cabo operaciones clandestinas.

Es decir, este grupo es una herramienta de ataque altamente capacitado que utilizará los comandos militares regionales y dirigirá una nueva fuerza de inteligencia y acción multiagencial.

El proyecto conocido como ‘Grupo de Trabajo de Operaciones Externas de Contra’  estará diseñado bajo el modelo de localización de JSOC que fue  perfeccionado durante los últimos 15 años de conflicto y combatirá a las redes terroristas que conspiren contra Occidente. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense