Viernes, 06 Enero 2017 00:00 Mundo

Los rebeldes controlan la provisión del líquido vital

En Damasco se lucha por el agua

Los sirios llenan de agua recipientes y botellas de plástico en una fuente pública en Damasco, capital de Siria.
Los sirios llenan de agua recipientes y botellas de plástico en una fuente pública en Damasco, capital de Siria. Foto: AFP
Redacción y Agencia AFP

La tensión entre Irán y Turquía -garantes junto a Rusia del cese de fuego en Siria- aumentó por la lucha del gobierno sirio y Hezbollah contra los rebeldes que controlan la provisión de agua de Damasco. Mientras en Alepo Este la población va retornando a sus viviendas aún sin los servicios básicos.

El jefe de la diplomacia turca, Mevlut Cavusoglu, acusó ayer a las milicias proiraníes y el ejército sirio de violar la tregua alcanzada por un acuerdo entre Rusia, Turquía e Irán, especialmente en la zona del Wadi Barada, que abastece de agua al 80% de la población de Damasco, capital de Siria, destaca Télam.

Damasco solo tiene 12 horas diarias de energía eléctrica a causa de la falta de combustible para alimentar las centrales eléctricas, y sus cuatro millones de habitantes están privados de agua desde el 22 de diciembre, según la ONU.

“Antes nos quejábamos por los cortes de electricidad, pero ahora constatamos que esto es nada comparado a la falta de agua potable, puesto que el agua es la vida”, afirma Faez, un empleado municipal de 50 años de edad a la AFP.

Bastión del régimen de Bashar al Asad, la capital siria había estado relativamente al margen de la guerra civil que devasta al resto del país, donde más de 310.000 personas murieron desde marzo de 2011.

En las otras regiones sirias, millones de personas han sido desplazadas, sus casas destruidas y han perdido el resto de sus bienes. Algunas ciudades han sido sitiadas durante meses y les falta de todo.

El Gobierno acusa a los rebeldes de “contaminar con diésel” las reservas de agua y de haber cortado la red de aprovisionamiento hacia Damasco. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO