Sábado, 24 Septiembre 2016 00:00 Mundo

El hombre que asesinó a un manifestante durante la revuelta está detenido

El toque de queda se extiende en Charlotte ante las protestas contra la agresión racial

El toque de queda se extiende en Charlotte ante las protestas contra la agresión racial
Foto: AFP

Luego de 3 noches de reclamos, la Policía mostró a los familiares algunas de sus grabaciones. Sin embargo, ninguna esclarece los hechos del asesinato de un afroamericano en manos de los agentes.

Redacción y Agencia AFP

Charlotte.-

Los familiares tienen más preguntas que respuestas, dijo Justin Bamberg, abogado de los parientes de Keith Lamont Scott, luego de que la Policía les mostró el video con el que buscaban esclarecer la muerte del afroestadounidense de 43 años, que fue abaleado por un agente en el estacionamiento de un condominio en la ciudad de Charlotte, en Carolina del Norte. Las tomas de los uniformados solo muestran el ángulo no frontal de la víctima, por lo que no queda claro si el hombre estaba armado o no.  

Este asesinato generó tensión y la declaratoria del estado de emergencia. La ciudadanía, por su lado, rechaza la agresión racial de la Policía estadounidense.

Ante la falta de transparencia, ya que la Policía tiene un video de plano general que aún no libera, la viuda de la víctima, Rakeyia Scott, publicó un audiovisual grabado desde su celular sobre el asesinato de su esposo, aunque por su condición de discapacidad motriz -por la que se moviliza con silla de ruedas- no logró unas tomas claras que ayuden a esclarecer los hechos. La mujer estaba en la esquina del estacionamiento y fue testigo del homicidio. Los Scott tenían 20 años de casados y 7 hijos en común.

Desde el asesinato de Keith Lamont Scott, efectuado el martes por la tarde, los ciudadanos afroamericanos que representan el 35% de la población de Charlotte protagonizan varias protestas en rechazo a la ola de racismo policial que se vive en Estados Unidos. Pero la manifestación, que al inicio fue pacífica, generó disturbios que llevaron al gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, a declarar la noche del miércoles el estado de emergencia. Pese a este decreto, la comunidad mantuvo el jueves las marchas que fueron elogiadas por los funcionarios locales, ya que se desarrollaron de forma pacífica a diferencia de los días anteriores.

Ayer, el departamento de la Policía local notificó que la ciudad de Charlotte se mantendrá bajo el toque de queda y seguirá vigilada por efectivos de la Guardia Nacional durante este fin de semana hasta las 06:00 del lunes próximo.

Un manifestante murió

El ecuatoriano Galo Baird, comunicador de Bahía de Caráquez que radica en Charlotte hace 15 años, detalló a EL TELÉGRAFO que la tensión se generó la tarde del martes luego de que la hija de Scott -mediante una transmisión en Facebook- solicitara a sus amigos efectuar una protesta pacífica para pedir la liberación de los videos sobre el asesinato de su padre.

La Policía informó que le dispararon al afroamericano porque estaba armado y representaba una amenaza. Sin embargo, la familia de Scott alega que lo mataron por una confusión cuando los agentes realizaban un operativo para detener a otra persona. La hija de la víctima afirmó que su padre no estaba armado y que solo tenía en sus manos un libro mientras hacía tiempo para recoger a su pequeño hermano de una escuela cercana.

Según el abogado Justin Bamberg, el material liberado por la Policía muestra a Scott calmado bajando de su coche cuando los agentes se lo piden y que nunca fue agresivo. Asimismo, notificó que los videos no muestran si Scott tiene algo en sus manos. El audiovisual solo muestra el costado de la víctima. Ante esto, pide que la Policía libere las otras imágenes que podrían ayudar a resolver la disputa sobre si Scott estaba armado, ya que muchos activistas siguen protestando por el racismo policial en EE.UU.   

Las manifestaciones antirraciales del martes y miércoles en Charlotte dejaron un saldo de 44 heridos y la muerte de Justin Carr, de 26 años, que participaba en la protesta. Asimismo, se notificó la detención de Rayquan Borum, de 21, acusado de este asesinato. La infiltración de algunos vándalos a la protesta también generó disturbios en varios locales comerciales, por lo que las autoridades también detuvieron a 44 personas identificadas por las cámaras de seguridad de los locales.

Pese a representar solo el 12,1% de la población de EE.UU., los hombres afroamericanos de entre 15 y 34 años constituyen el 15% de las muertes causadas por la  Policía, las cuales se mantienen en investigación. Esta cifra es 5 veces mayor que la de hombres blancos. (I)

----------------------

El CBC pide el fin de la agresión

Policía que mató a afroamericano fue liberada

Betty Shelby, la policía de Tulsa, acusada del asesinato en primer grado de Terence Crutcher, afroestadounidense al que mató de un disparo a quemarropa, pese a que él estaba desarmado junto a su camioneta averiada al costado de una ruta en una zona boscosa de Oklahoma, se entregó la madrugada del viernes a las autoridades. No obstante, fue liberada 20 minutos después tras pagar la fianza de $ 50.000.

El fiscal federal en el condado Tulsa, Steve Kunzweiler, presentó el jueves los cargos contra la agente hallada culpable del asesinato del 16 de septiembre. La sentencia se efectuó luego de que el martes se publicó un video grabado por el helicóptero de la Policía donde se ve que a pesar de que Crutcher no está armado recibe un balazo.

La defensa de Shelby argumentó que el hombre actuaba de forma errática y que intentó meter una mano en el vehículo, lo que la agente interpretó como un intento de agarrar un arma y por eso disparó. Sin embargo, los abogados de la familia de la víctima mostraron fotos a la prensa que demuestran que la ventanilla del coche de Crutcher estaba cerrada.

Ante los últimos hechos racistas, Hillary Clinton, la candidato presidencial demócrata, dijo que las muertes de los afroestadounidenses a manos de la Policía son “insoportables y tienen que ser intolerables”. Asimismo, el jueves Donald Trump, su oponente republicano, lamentó los disturbios en Charlotte y dijo que sentía que las drogas eran un “factor muy, muy grande” en la violencia.

Por su parte, los miembros del Caucus -comité- Negro del Congreso de EE.UU. (CBC, por su sigla en inglés), luego de una marcha al capitolio, entregaron una carta al fiscal general, Loretta E. Lynch, el pasado jueves exigiendo “un fin a lo que parece ser la orientación y el perfil de la población negra que dan lugar a su muerte” y pidieron al Departamento de Justicia que haga más para detener los disparos de la Policía hacia su comunidad. (I)

ENLACE CORTO