Viernes, 07 Octubre 2016 00:00 Mundo

Entrevista / Andrés Perelló / miembro del disuelto Comité Federal del PSOE

"El PSOE está tan desorientado que corre riesgo de desaparecer"

"El PSOE está tan desorientado que corre riesgo de desaparecer"
Foto: tucomarca.wordpress.com

El político español aborda la crisis de su partido y señala que la fracción es víctima del vértigo que le produce no saber dialogar ni formar gobiernos.

Gorka Castillo. Corresponsal en Madrid

El exeurodiputado del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y miembro de la corriente Izquierda Socialista en el disuelto Comité Federal, Andrés Perelló (Valencia, 1957) fue uno de los 107 que apoyaron a Pedro Sánchez frente a la posición de los críticos.

Derrotado tras 12 horas de tensión, no oculta a EL TELÉGRAFO su preocupación en torno al futuro que aguarda a su partido, “deshecho y sin capacidad de oposición si Mariano Rajoy decide convocar unas terceras elecciones”.

¿Qué ocurre en el PSOE?

Está viviendo un trauma debido a la situación de España pero también a la desorientación en la que se encuentra sumida toda la socialdemocracia europea. El PSOE es víctima de la carencia que muestra esta corriente ideológica para conformar un relato político de cara a los próximos 50 años.  

El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, también sufrió un intento de Impeachment similar al que ha acabado con Pedro Sánchez pero la diferencia es que en Reino Unido el debate de ideas ha empezado, ¿qué temor existe en España?

En España, algunos dirigentes del PSOE siguen pensando que estamos para suceder a los gobiernos de la derecha mientras que otros, como Corbyn, consideran que se debe sustituir a los políticos de derecha. Y coincido con él. Sustituir significa cambiar políticas y si hace falta, reformar el sistema. Ya no vale formar parte del establishment en el que todo funciona y hacer pequeñas correcciones que no molesten a las entidades financieras. Esa no es la labor de un partido socialista.

Hay quien asegura que la crisis del PSOE comienza con Felipe González.

El declive empieza en 1991, cuando perdimos las elecciones en algunas capitales importantes del país y cinco gobiernos autónomos. Así que los que ahora han pedido responsabilidades a Pedro Sánchez por sus malos resultados también perdieron elecciones con anterioridad. La realidad es que Sánchez obtuvo la misma cuota de voto que hoy tienen otros partidos socialistas europeos, lastrados por el surgimiento de nuevas fuerzas políticas a su izquierda y derecha que han fragmentado los parlamentos. Acostumbrados a gobernar con mayorías, el PSOE se ha desorientado y es víctima del vértigo que le produce no saber dialogar ni formar gobiernos amplios. Falta práctica e interés por aprender.

El retroceso del PSOE es anterior al nacimiento de Podemos. ¿No les preocupaba?

La respuesta fue cerrar los ojos, como hace un niño ante el temor. Hoy siguen pensando que a su izquierda solo está el abismo político. Esta situación les ha empujado a no reconocer la diversidad que existe dentro del partido aunque las circunstancias les han obligado a aceptar el pluralismo externo porque sino no gobernaríamos en varias regiones del país. La realidad es que hemos perdido 5 millones de votos por la izquierda, porque nadie es capaz de demostrar cuántos votos se han ido a la derecha. Estamos ofreciendo un espectáculo de mezquindad política para el siglo que vivimos.

¿No hay una resistencia a aceptar que la España de 1980, la de Felipe González, es muy distinta a la actual?

Por supuesto. Es que dos tercios de la población actual eran niños en la época de González y no votaron la Constitución. Pretender que esa gente comprenda que aquello es inamovible resulta una barbaridad. Lo único que consiguen es que el PSOE se muera de nostalgia. Los avances sociales no se producen desde esa posición sino desde la audacia y la osadía para cambiar las cosas. Pero, claro, para hacerlo hay que tener claro qué se quiere cambiar, que es lo que al PSOE le falta ahora.

¿Una desorientación que afecta a toda la socialdemocracia europea?

Es que no ha construido respuestas. El drama es que la socialdemocracia no sabe cómo sostener el estado del bienestar en estos tiempos de crisis, cómo distribuir las cargas fiscales, cómo garantizar un sistema de servicios públicos para que no acabe siendo una mercancía más.
 
El rival del PSOE parece que no es el PP, un partido asolado por la corrupción, sino Podemos y los nacionalistas. ¿Por qué?

Es el absurdo que provoca la división entre constitucionalistas y los que no lo son. La pregunta que yo he hecho en el PSOE y que nadie me ha respondido aún es que si seguimos apoyando la estrategia del enfrentamiento con Cataluña que defiende el PP, ¿tendremos presos políticos en diciembre para que Albert Rivera pueda ahorrarse el pasaje a Caracas? ¿No será mejor sentarse para abrir un diálogo que trate de encontrar la mejor solución, incluido el referéndum?

¿Hasta qué punto la sintonía que el PSOE ha construido con las élites económicas ha forzado su decisión de preferir al PP que a Podemos?

No lo sé, pero sí puedo asegurar que durante la celebración del Comité federal que forzó la salida de Pedro Sánchez tuve la sensación de que las decisiones se tomaban muy lejos de allí. Quiero decir que alguien, no sé quién, no parece estar dispuesto a permitir que los países del sur de Europa como Grecia, Portugal y España, a los que podrían unirse Italia y Francia, vuelvan a convertirse en una fuerza de presión que cambie el camino marcado por la Unión Europea (UE). Un Gobierno de izquierda aquí era un riesgo que no podían aceptar los poderes financieros. Y fracturando a España, también quiebran una posible alianza en la península ibérica y en el resto de la izquierda del continente.

Los nuevos dirigentes del PSOE apelan a la apertura de un debate que repare los daños causados en el PSOE, ¿lo cree posible?

Que aquellos que han provocado un desgarro en el partido vengan ahora de inocentes costureras me resulta ridículo. Esas tonterías me provocan náuseas.

Entonces, el PSOE corre un serio riesgo de ruptura

Sí. No sería el primer partido socialista que desaparece en Europa. Ahí está el italiano y el PASOK griego que está a punto de desaparecer. Solo tienen que actuar como lo están haciendo para que nos hundamos definitivamente. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense