Viernes, 02 Diciembre 2016 00:00 Mundo

La Corte Constitucional debe tramitar el mecanismo fast-track

El Gobierno y las FARC discrepan por fecha de concentración de tropas guerrilleras

Miembros de las FARC reunidos en un campamento en la región de Magdalena Medio, departamento de Antioquia, Colombia.
Miembros de las FARC reunidos en un campamento en la región de Magdalena Medio, departamento de Antioquia, Colombia. Foto: AFP

Para el grupo insurgente el ‘Día D’, que marca la implementación del acuerdo de paz, no fue ayer, como sostiene el presidente Juan Manuel Santos. El grupo exige que primero se apruebe la Ley de Amnistía.

Rafael Croda. Corresponsal en Bogotá.

El gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) hicieron ayer públicas sus discrepancias sobre la fecha de inicio de implementación del acuerdo de paz que refrendó el miércoles el Congreso y con ello quedó en el aire la concentración de las tropas de esa guerrilla en 27 puntos del país donde una misión de Naciones Unidas verificará el cese del fuego.

El comandante de las FARC, Pastor Alape, dijo que el ‘Día D’, que marca la puesta en marcha de lo acordado por ese grupo insurgente y el gobierno colombiano, no fue ayer jueves, como sostiene el presidente Juan Manuel Santos, sino cuando la Corte Constitucional apruebe el mecanismo fast-track que permitiría al Congreso y al mandatario tramitar con celeridad las leyes que requiere el pacto de paz.

“Falta el impulso para que se tramiten las leyes a través del fast-track, (lo) que luego nos permitirá decidir el ‘Día D’ o el inicio en firme del proceso de desmovilización y desarme de la guerrilla de las FARC”, afirmó Alape en entrevista con radio Caracol.

Además sostuvo que ninguno de los 27 puntos de concentración donde deberán ubicarse 6.000 guerrilleros para dejar sus armas y comenzar el proceso de reintegración a la vida civil tiene aún la logística  para recibir a los excombatientes.

Alape señaló que para determinar cuál es el ‘Día D’, a partir del que se activarán los plazos de concentración y dejación de armas, deberá estar lista además una Ley de Amnistía que cobijará a todos los guerrilleros que no hayan cometido crímenes de lesa humanidad, incluso los que están encarcelados.

Santos, sin embargo, reiteró después de las declaraciones de Alape que el ‘Día D’ fue el jueves, lo que querría decir que en cinco días más, el martes 6 de noviembre, debería iniciar el traslado de los guerrilleros a las 27 zonas de ubicación.  

Y en una rueda de prensa, el comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, rechazó las afirmaciones de Alape y sostuvo que “las FARC no pueden introducir nuevas condiciones al acuerdo” y este “dice que con la firma debe comenzar el desarme y luego, en un protocolo, se dice también que cuando entre en vigor el acuerdo es el ‘Día D’”.

El acuerdo de paz, que es el segundo que firman las FARC y el gobierno porque el primero fue rechazado en un plebiscito el 2 de octubre, entró en vigor  la noche del miércoles, cuando la Cámara de Representantes lo refrendó por 130 votos a favor y cero en contra tras un debate de 11 horas y en el que participaron 110 oradores. Tras la sesión se abstuvieron de votar 19 legisladores del Centro Democrático, el partido del expresidente Álvaro Uribe, y nueve del Partido Conservador.

El martes el Senado ya lo aprobó por 70 votos a favor, cero en contra, y la abstención de 20 senadores del Centro Democrático, entre ellos Uribe, quien rechaza el nuevo pacto, igual que lo hizo con el primero.

Fast-track

El mecanismo fast-track que reclaman las FARC para establecer el ‘Día D’ es una autorización especial que pidió el presidente Santos al Congreso y a la Corte Constitucional para tramitar de manera expedita las leyes y las reformas constitucionales que requiere la implementación de los acuerdos de paz.

La Corte Constitucional autorizó ese mecanismo para el acuerdo original –el que fue rechazado en el plebiscito el pasado 2 de octubre— pero ahora estudia si hace lo mismo para el nuevo pacto refrendado por el Congreso.

El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, dijo que claro que la implementación del acuerdo se hará a través del Congreso, donde el gobierno tiene una cómoda mayoría legislativa y donde se tendrán que aprobar las normas constitucionales y legales que necesita el pacto con las FARC para echarse a andar.

“¿Cómo se va a dar esa implementación? Nosotros vamos a seguir el camino que nos señale la honorable Corte Constitucional (si puede ser o no con el mecanismo fast-track) y  por eso esperamos con todo acatamiento y con todo respeto el pronunciamiento de la Corte”, señaló.

Precisó que el gobierno espera que la decisión de la Corte se produzca “en los próximos días para que haya claridad en cuanto a la forma cómo se van a implementar los acuerdos”.

El mecanismo fast-track permitiría que el Congreso apruebe las leyes de la paz en unos seis meses, mientras que si estas se tramitan mediante el procedimiento legislativo habitual podrían tardar al menos un año.

Por lo pronto, el gobierno presentará la próxima semana al Congreso la Ley de Amnistía, cuya aprobación es considerada fundamental para las FARC para comenzar a concentrar sus tropas en las 27 zonas donde una misión de Naciones Unidas verificará el cese del fuego.

Sobre el traslado de las FARC a esos puntos, el comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, estimó que se debería comenzar a dar la próxima semana, pero según las declaraciones de Alape esto no ocurrirá. Una alternativa es que el presidente Santos expida en los próximos días un decreto de suspensión de órdenes para los miembros de las FARC, lo que en los hechos sería una amnistía provisional, en lo que el Congreso tramita una ley en esa materia.

Ante la discrepancia que tienen el gobierno y las FARC sobre el inicio del ‘Día D’, las partes podrían recurrir a los países garantes del proceso de paz, que en este caso son Noruega y Cuba.

Según el cronograma establecido en el acuerdo de paz, cinco días después del ‘Día D’ los guerrilleros deberían comenzar a concentrarse en las zonas de ubicación y al mes deberían estar todos los rebeldes ahí. Y 150 días después del ‘Día D’, las FARC deberán haber terminado la dejación de armas. Estas serán entregadas por los rebeldes a la delegación de Naciones Unidas en Colombia. (I)

Lo que implica el ‘Día D’

El ‘Día D’ marca el inicio para la fase de implementación del proceso de paz.

Se instala el mecanismo de verificación del cese del fuego por las Naciones Unidas, también comienza a correr el cronómetro para la instalación de las zonas de concentración para el agrupamiento de los combatientes de las FARC.  

Durante 180 días, a partir del 1° de diciembre, realizarán la dejación de armas en tres fases: primero entregarán el 30%, después otro 30%, y finalmente el 40%.

El 30 o 31 de diciembre (D + 30) todas las fuerzas del principal grupo insurgente de Colombia deberían estar instaladas en las 27 zonas acordadas.

Etiquetas:

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Banner

Últimas noticias

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense