Jueves, 06 Octubre 2016 00:00 Mundo

Los insurgentes se concentrarán en zonas seguras

El cese bilateral y definitivo del fuego con las FARC concluirá el 31 de octubre

Un ciudadano con una bandera de Colombia participa en una manifestación a favor de la paz frente al palacio presidencial de Nariño, en Bogotá.
Un ciudadano con una bandera de Colombia participa en una manifestación a favor de la paz frente al palacio presidencial de Nariño, en Bogotá. Foto: AFP
Rafael Croda, corresponsal en Bogotá

El clima de incertidumbre en Colombia se complicó con el anuncio del presidente Juan Manuel Santos, la noche del martes, de que el cese bilateral y definitivo del fuego con las FARC, vigente desde el pasado 29 de agosto, regirá hasta el próximo 31 de octubre.

El comandante en jefe de las FARC, Rodrigo Londoño, alias ‘Timoleón Jiménez’ o ‘Timochenko’, preguntó en su cuenta de Twitter si después de esa fecha continuará la guerra.

Y el jefe guerrillero Pastor Alape anunció que las tropas de la organización insurgente que estaban reagrupadas, desde la semana anterior, para desplazarse hasta las 27 zonas del país, donde se concentrarían para que una misión de las Naciones Unidas verificara el cese del fuego, se ubicarán en “sitios seguros”.

Al expresidente Álvaro Uribe, quien es senador, tampoco le agradó el plazo que puso Santos al cese del fuego y aseguró que eso “el país lo entiende como una amenaza”.

Lo que busca Santos al ponerle fecha de caducidad al cese del fuego es, según analistas, presionar a Uribe y su partido, Centro Democrático, a buscar una solución rápida a la crisis política que vive Colombia desde el domingo pasado, cuando el ‘No’ a los acuerdos de paz se impuso por menos de medio punto porcentual al ‘Sí’, lo que dejó los pactos con las FARC en una zona gris.

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, dijo que el plazo del 31 de octubre que puso el presidente al cese del fuego es un formalismo legal y que será prorrogado las veces que sean necesarias para preservar la seguridad de los colombianos, de la fuerza pública y de las zonas donde ya están preconcentradas las tropas de las FARC.

“Estas decisiones lo que prueban son el compromiso del gobierno con el cese al fuego y con la seguridad de los colombianos y la consecución de la paz. La preservación es el mayor interés del gobierno”, dijo Villegas, uno de los tres funcionarios designados por Santos -con la canciller María Ángela Holguín y el jefe de negociadores de paz, Humberto de la Calle- para dialogar con el uribismo.

Mientras en Bogotá, el gobierno y el uribismo dejaban en claro que un acuerdo político para salvar el proceso de paz requerirá recorrer un camino tortuoso, en La Habana, los jefes de las FARC seguían en reuniones con los negociadores del presidente Santos.

En los encuentros participa Álvaro Leyva, exministro conservador, un personaje que puede resultar clave en esta nueva fase pues tiene muy buena relación con el expresidente Uribe y con los jefes de las FARC.

En Colombia, mientras tanto, miles de estudiantes de 26 universidades e instituciones de educación superior con camisetas blancas, realizaron la tarde de ayer una marcha silenciosa a favor de la paz en la que invitaron a los partidarios y a los críticos de los acuerdos con las FARC a lograr un pacto para garantizar el fin de la guerra.

Los estudiantes concluyeron su movilización en la céntrica Plaza de Bolívar, en la que encendieron antorchas y velas. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Miércoles, 05 Octubre 2016 20:15