Jueves, 10 Noviembre 2016 00:00 Mundo

3 millones de refugiados están en el limbo

El acuerdo migratorio entre Turquía y la UE peligra

Refugiados se dirigen al aeropuerto de Atenas para tomar un vuelo chárter con destino a Francia en el marco del programa de reubicación de la UE.
Refugiados se dirigen al aeropuerto de Atenas para tomar un vuelo chárter con destino a Francia en el marco del programa de reubicación de la UE. Foto: AFP

Un informe de la CE descalifica a Ankara como socio del bloque europeo y pide rectificaciones. Erdogan rechaza reporte.

Agencias AFP y Prensa Latina

Ankara / Bruselas.-

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, advirtió que la Unión Europea (UE) no podría cortar sus relaciones con Turquía por temor de poner en peligro su acuerdo para frenar el flujo de migrantes que sale de África y Oriente Medio hacia Europa.

Posteriormente, en Bruselas, el comisario de Ampliaciones de la UE, Johannes Hahn, dijo que “es hora de que Ankara diga lo que quiere de verdad”, tras la publicación de un reporte evaluando a Turquía como aspirante a la membresía, y que señalaba lo que la UE describe como una erosión de los estándares básicos de derechos humanos y el Estado de derecho.

Según un borrador del informe al que tuvo acceso The Wall Street Journal, la comisión señalará que la situación en el país en lo referente al imperio de la ley, la libertad de los medios de comunicación y los derechos humanos se deterioró en comparación con 2015.

El documento hace referencia a la represión de las libertades civiles y la purga de 110.000 cargos públicos y funcionarios que han sido detenidos o despedidos en Turquía desde el fallido golpe de Estado del pasado 15 de julio y que costó 246 vidas. Entre los detenidos se encuentran jueces, profesores, policías y funcionarios.

“Estas diversas acciones, incluidas las consideraciones sobre reintroducir la pena de muerte, parecen cada vez más incompatibles con el deseo oficial de Turquía de convertirse en un miembro de la Unión Europea (UE)”, dijo Hahn.

Turquía negó ayer las conclusiones del informe de la UE, ya que, a su juicio, “distan de ser objetivas”, en palabras del ministro turco de Asuntos Europeos, Ömer Çelik. “Este informe está redactado de una manera que no sirve a los intereses de las relaciones entre Turquía y la Unión Europea”, dijo Çelik, estimando que sus conclusiones “reflejan una falta de comprensión” de la situación en Turquía.

En el creciente conflicto sobre la candidatura de Turquía, Erdogan respondió a las declaraciones en Bruselas. “Dicen con descaro y sin vergüenza que la UE debe revisar sus negociaciones con Turquía”, dijo Erdogan a un grupo empresarial en Estambul. “Si llevan retraso, vayan y revísenlas tan pronto como puedan. Pero no solo revisen, vayan y tomen su decisión final”.

“¿Saben esos tres millones de refugiados en Turquía? Dicen que hay un problema. Y si las negociaciones terminan y abren las puertas, ¿dónde meteríamos esos tres millones de refugiados? Eso es lo que les preocupa. Por eso no pueden llegar hasta el final”.

Turquía y la UE alcanzaron un acuerdo en marzo, según el cual Ankara cortaría el flujo de migrantes a Grecia a cambio de un paquete de incentivos que incluía conversaciones aceleradas sobre su incorporación, miles de millones de euros en ayuda para refugiados sirios en Turquía y viaje a la UE sin visado para los ciudadanos turcos.

Pero el acuerdo ha chocado con un obstáculo por los reparos turcos de cambiar sus leyes antiterroristas, una de las condiciones para levantar las restricciones de visado a los ciudadanos turcos que viajan a Europa. Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, advirtió el martes a Turquía de que se estaba distanciando de

Europa y que su persecución contra rivales políticos y los medios va en contra de los valores de la UE. Él también emplazó a Erdogan a decir de inmediato “si Turquía quiere, sí o no, ser un miembro de la Unión Europea” y añadió que el mandatario turco solo podrá culparse a sí mismo si la UE no concede pronto el viaje libre de visado a los ciudadanos turcos.

El Gobierno de Turquía inició conversaciones para unirse a la Unión Europea en octubre de 2005, pero los progresos se han visto frenados, a menudo por oposición política y en concreto por la resistencia de Chipre. La isla mediterránea está dividida en dos desde 1974, cuando tropas turcas ocuparon su tercio norte tras un golpe de partidarios de unir el territorio a Grecia. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense