Lunes, 06 Febrero 2017 00:00 Mundo

EL PARTIDO NACIÓ EN 2014

Duelo entre Iglesias y Errejón divide Podemos

Íñigo Errejón y Pablo Iglesias, miembros de Podemos, debaten en el congreso español.
Íñigo Errejón y Pablo Iglesias, miembros de Podemos, debaten en el congreso español. Foto: AFP

La Asamblea del 17 de febrero medirá el pulso de los dos líderes de la fracción política de la izquierda española.

Gorka Castillo. Corresponsal en Madrid

A  dos semanas del congreso más importante de la corta historia de Podemos, la formación morada se encamina a una dura confrontación interna. La disputa por el control del partido que libran su secretario general, Pablo Iglesias, y el número dos, Íñigo Errejón, ha tensado las estructuras políticas de la fuerza emergente hasta límites inquietantes y amenaza seriamente con dividir el partido en dos.

Los primeros daños colaterales de tan abrupta pugna provocaron la renuncia de la socióloga Carolina Bescansa, que hasta el martes -de la semana pasada- ostentaba la secretaría de análisis político de Podemos y era ‘de facto’ el tercer pilar de la formación desde su nacimiento en 2014.

Agotada e irritada por la notoriedad con la que ambos dirigentes muestran sus divergencias, Bescansa justifica su decisión por la nula voluntad de Iglesias y Errejón para “dialogar y alcanzar un acuerdo”.

Ante esta tesitura, la ya exdirigente de Podemos considera que el trascendental congreso que la formación de izquierda celebrará el 11 de febrero en Madrid está preparado para “un choque de trenes” y que lo más sensato “es no subirse a ninguno de los dos, sino quedarse a un lado”.

La renuncia de Bescansa a todos sus cargos orgánicos no es la única que se ha producido en las últimas horas. También hay que añadir la de Nacho Álvarez, responsable del programa económico que Podemos presentó en las elecciones generales del pasado año. Criticado desde diferentes flancos de la organización por la “moderación de su propuesta en cuestiones como la auditoría sobre la deuda española”, Álvarez arrojó la toalla y no concurrirá en ninguna de las listas que aspiran a controlar el aparato del partido.

Con estas cartas sobre la mesa, la asamblea ciudadana de febrero queda reducida a un debate sobre el liderazgo de Iglesias o el de Errejón, con las bases de Podemos como juez supremo de la contienda.

Ni siquiera la tercera corriente de la formación morada, los Anticapitalistas de Miguel Urbán y la andaluza Teresa Rodríguez, que representan  más del 10% de los apoyos internos, tienen excesivo margen de maniobra de frente al congreso de febrero pese a que su postura será crucial para conocer el desenlace final de esta batalla.

Urbán, portavoz de la formación en el Parlamento europeo, reconocía en una conversación con EL TELÉGRAFO que la disputa que actualmente se libra en su partido “es sobre la regeneración estratégica tras el período electoral” y que algún sector identifica con virar hacia el centro político.

“Para nosotros es una estrategia fallida porque ese lugar ya está ocupado por esa coalición que conforman el Partido Popular (PP), su marca blanca, Ciudadanos, y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el establishment español”, señaló Urbán.

Su grupo aún no ha decidido a cuál de los dos dirigentes dará sus decisivos votos en el congreso aunque matizaba que Podemos “no corre riesgo de ruptura”. Sin embargo, como Bescansa y Álvarez, no eludió las críticas a Iglesias y Errejón por unas “peleas de patio de colegio sin contenido político” que los hace parecerse cada vez más a “aquellos partidos que pretendemos combatir”.

Otro de los fundadores de la formación morada, el profesor de Ciencia Política Juan Carlos Monedero fija su lealtad a Pablo Iglesias. Los dardos dirigidos a Errejón se incrementaron en los últimos días hasta el punto de reprocharle encabezar una lista al Consejo Ciudadano, máximo órgano de dirección del partido, “llena de amigos”.

El exdirigente de la formación, que hoy sigue atesorando una gran aceptación entre las bases, recordó al secretario político y portavoz parlamentario que “Iglesias no es su amigo sino su secretario general”. Tampoco Carolina Bescansa se libró de sus mordaces comentarios.

Según Monedero, la exresponsable de análisis político de Podemos renunció “dando un portazo” con el único objetivo de que “se hable de ella”. (I)

DATOS

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, reconoció el viernes que se cometieron errores trasladando debates internos al ámbito público y en los medios de comunicación, en vez de salir unidos a defender los derechos de los ciudadanos.

Podemos se formó en enero de 2014. Cuatro meses después participó en las elecciones europeas de 2014, donde obtuvo 5 escaños (de 54) con el 7,98% de los votos, que lo convirtió en el cuarto partido más votado de España.

En los primeros 20 días reunió más de 100.000 miembros, convirtiéndose en el tercer partido en número de afiliados en esa nación.

En 2014, también llegó a aparecer como el primer partido de España con intención directa de voto, según las encuestas. (I)

ENLACE CORTO

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense