Jueves, 06 Octubre 2016 00:00 Mundo

En Veracruz se denuncian otros hechos violentos

Dos estudiantes de Ayotzinapa asesinados en la carretera

Mexicanos participaron el 26 de septiembre en una protesta en conmemoración del segundo aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en la Ciudad de México.
Mexicanos participaron el 26 de septiembre en una protesta en conmemoración del segundo aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en la Ciudad de México. Foto: AFP

Las autoridades reportan el caso como robo, pero los normalistas desconfían.

Paula Mónaco Felipe y Agencias

Seis personas, entre ellas dos estudiantes de Ayotzinapa - lugar al que pertenecían los 43 desaparecidos desde 2014-, fueron asesinadas en la carretera entre Chilpancingo y Tixtla, estado de Guerrero.

La tarde de este martes, alrededor de las 17:30-18:00, y a la altura del kilómetro 4, que une la capital provincial con Tixtla, ciudad donde funciona la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, un grupo de tres hombres armados detuvo una camioneta de transporte público.

Según la versión difundida por las autoridades, los asaltantes robaron las pertenencias de algunos de los pasajeros y ordenaron descender a otros, entre ellos los estudiantes normalistas. Ya sobre la carretera los ejecutaron.

Un audio difundido en redes sociales, que presuntamente fue enviado por la hija de una pasajera que viajaba en la combi, refiere una versión distinta según la cual los atacantes viajaban dentro del transporte y escucharon una conversación en voz alta sobre que los jóvenes pertenecían a la Normal Rural.

Aunque las autoridades reportaron el caso como un robo, varios normalistas desconfían, porque solo algunos pasajeros, entre ellos sus compañeros, fueron obligados a descender del vehículo para ser ejecutados.

Desde las instalaciones del Servicio de Medicina Forense, normalistas de Ayotzinapa confirmaron a EL TELÉGRAFO que los jóvenes asesinados son John Morales Hernández, originario de la comunidad Saucito, municipio de Tecoanapa, y Filemón Tacuba Castro, de Apantla, municipio Ayutla de los Libres. Ellos cursaban el cuarto y último año, respectivamente, de la licenciatura en educación primaria.

La Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM), que agrupa a las normales rurales del país, emitió un comunicado en el cual denuncia que Morales Hernández y Tacuba Castro “fueron víctimas de la ola de violencia que han desatado los gobiernos en contra del pueblo de México, hoy más recrudecida en el estado de Guerrero, donde te asesinan por alzar la voz, donde pasa lo inimaginable hablando de terrorismo de estado”.

Concluye el texto: “Por estos hechos nosotros como FECSM seguimos denunciando la política de terror que implementan en contra del movimiento social, condenamos los hechos en contra de nuestros compañeros y hacemos saber a la opinión pública que tomaremos acciones por la exigencia de justicia”.

El asesinato de los estudiantes se suma a otros hechos de violencia no esclarecidos que se suscitaron en torno de Ayotzinapa en los últimos meses: el último, la muerte también violenta de uno de sus profesores el 6 de julio pasado. La comunidad educativa de esta institución sufrió el mayor golpe el 26 de septiembre de 2014, cuando tres de sus estudiantes fueron asesinados, dos heridos de gravedad y 43 desaparecidos durante ataques de policías en la ciudad de Iguala.

Aunque el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, resaltó la supuesta disminución de violencia en la región, minutos más tarde del ataque en contra de la combi se registró otro similar en la misma carretera Chilpancingo-Tixtla, con el saldo de un chofer asesinado y dos mujeres heridas. El cadáver desmembrado de un hombre fue hallado en Pie de la Cuesta, municipio colindante con Acapulco.  

Desaparición de 4 jóvenes

En Veracruz se reportó la desaparición de cuatro estudiantes -tres hombres y una mujer-. En la zona Tierra Caliente, en Michoacán, suman al menos 16 asesinados en los primeros cuatro días del mes. En horas recientes fueron hallados en el municipio de Apatzingán los restos de cuatro jóvenes evangelizadores católicos, asesinados y con signos de tortura.  

Los carteles de drogas suelen hacer desaparecer a personas que son integrantes de bandas antagónicas, o que confunden con estos, por ajustes de cuentas.

En enero pasado cinco jóvenes desaparecieron del municipio de Tierra Blanca de Veracruz después de ser detenidos por policías estatales, quienes los habrían entregado al cartel Jalisco Nueva Generación.

El fiscal de Veracruz, Luis Ángel Bravo, aseguró en entrevista con Milenio TV que el caso de los jóvenes desaparecidos el jueves pasado “no tiene nada que ver con el de Tierra Blanca, porque ese fue un caso de desaparición forzada”.

Veracruz está en una de las rutas preferidas de los narcotraficantes para el trasiego de drogas a Estados Unidos. Es una de las regiones más violentas de México por las pugnas entre el sangriento cartel Los Zetas y el poderoso cartel Jalisco Nueva Generación. En este sector en los últimos años aparecieron numerosas fosas clandestinas, se multiplicaron las desapariciones de personas y fueron asesinados numerosos periodistas. (I)  

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras