Sábado, 24 Septiembre 2016 08:41 Mundo

Corbyn fue reelegido al frente del Laborismo y prometió unidad

Los analistas políticos y especialistas indicaron que se trata de una amplia victoria para el nuevo líder laborista, que ahora da fuerza a su mandato.
Los analistas políticos y especialistas indicaron que se trata de una amplia victoria para el nuevo líder laborista, que ahora da fuerza a su mandato. Foto: The Guardian
Leonardo Boix, corresponsal en Londres

El veterano político izquierdista Jeremy Corbyn fue reelegido este sábado como líder del Partido Laborista, y prometió lograr la unidad de una agrupación que durante meses sufre profundas divisiones y crisis internas.

Corbyn, de 67 años y con más de 30 años de experiencia en la política parlamentaria, superó ampliamente en la contienda interna a su adversario, el galés Owen Smith, al ganar con el 61,8% de los votos, una mayoría superior a la que había conseguido en septiembre de 2015, del 59,5%.

Además, la participación de voto de los laboristas fue mayor que el año pasado, del 77,6% de los 654.006 afiliados al partido.

“Tenemos mucho más en común que lo que nos divide”, afirmó el jefe laborista tras el anuncio de su victoria, dada a conocer durante el Congreso Anual del Laborismo, en la ciudad inglesa de Liverpool.

Corbyn incluso sostuvo que su partido puede ganar las próximas elecciones generales “como motor del progreso” en el Reino Unido.

Más de 506.000 afiliados laboristas, incluidos sindicalistas, estudiantes y activistas votaron en la elección interna de la agrupación. Y de ese total, Corbyn obtuvo 313.209 votos, en tanto que Smith se quedó con 193.229.

Los analistas políticos y especialistas indicaron que se trata de una amplia victoria para el nuevo líder laborista, que ahora da fuerza a su mandato.

La pugna contra el veterano de la izquierda británica enfrentó al 80% aproximado de los 230 diputados en Westminster y la veintena de eurodiputados, con los principales líderes sindicales y una estimada amplia mayoría de los afiliados y simpatizantes laboristas en Reino Unido.

Sin embargo, en julio pasado, un grupo de 172 parlamentarios laboristas decidió quitarle el apoyo a su líder por considerar que no tenía el carisma para ganar unas elecciones, era muy dogmático y carecía de liderazgo partidario.

La quita de confianza al jefe laborista- que ocurrió como consecuencia del resultado por el ‘Brexit’ y la falla de Corbyn de convencer al electorado laborista para permanecer en la Unión Europea- llevó a la renuncia de varios ministros en la sombra y la elección interna dentro del partido, la segunda en menos de un año desde que Corbyn consiguió la victoria.

“Me siento honrado de haber sido elegido”, dijo el jefe laborista, que pidió ahora “respetar la elección democrática” que hizo la gente.

Corbyn dijo además que él y sus críticos “son parte de la misma familia laborista”, y llamó ahora a toda la agrupación “a exponer y derrotar a los ‘Tories’ (conservadores)”.

“Empecemos de cero desde hoy y pongámonos a trabajar por el partido”, agregó.

Por su parte, Smith dijo respetar el resultado y afirmó que espera Corbyn “ayude a sanar las divisiones y una al movimiento laborista”.

“Jeremy ganó la contienda. Ahora tiene que ganar en el país y tendrá mi apoyo para lograrlo”, continuó Smith.

La prensa local especuló con que algunos parlamentarios laboristas “rebeldes” a Corbyn, incluidos algunos de los que renunciaron a puestos de ministros en la sombra, podrían volver ahora tras el mensaje de unidad de su líder.

El resultado fue bienvenido por los principales sindicatos y gremios del país, en tanto que Momentum- el grupo de activistas que ayudó a hacer campaña y lograr que más personas se sumaran al Laborismo- consideró la victoria como “fantástica”.

Tim Roache, secretario general del sindicato de trabajadores estatales GMB, sostuvo que es momento que el Laborismo “se una y trabaje para controlar al Gobierno”.

“Hay que defender a los trabajadores y ganar su apoyo, en lugar de estar hablándonos continuamente a nosotros mismos, sacando a relucir nuestras diferencias internas”, señaló el gremialista.

En ese sentido, la ministra de Salud en la oposición, Diane Abbott, una aliada clave de Corbyn, dijo que los oponentes del líder laborista “atacaron con todo lo que pudieron a Corbyn”.

“Fue una campaña dura pero los afiliados salieron a defender a Jeremy porque se dieron cuenta que él no se dio por vencido y que fue tratado injustamente”, sostuvo la parlamentaria.

Para el ‘Chancellor’ en la sombra, el laborista John McDonnell, depende ahora de los críticos de Corbyn si quieren sumarse en el proyecto laborista de “unidad y estabilidad” o se quedan fuera.

Sin embargo, la parlamentaria Louise Ellman consideró que Corbyn “debe atraer más que a sus simpatizantes que lo vitorean”.

La legisladora sostuvo que la población en su conjunto “no está impresionada con él y eso tiene que cambiar”.

“No ayuda en nada estar rodeado de personas que están de acuerdo contigo. No es suficiente”, destacó la diputada opositora.

Por su parte, el gobernante Partido Conservador indicó que la reelección de Corbyn no pondrá fin a la “dura batalla de poder” que existe dentro de la oposición.

“Si 172 parlamentarios laboristas no creen que Jeremy Corbyn pueda liderar al Partido Laborista, ¿Como podría siquiera liderar al país?”, afirmó el presidente de los “tories”, Patrick McLoughlin.

Para los Liberales Democráticos, tercera fuerza política de Gran Bretaña, Corbyn es un “líder ineficaz” que “falló” a la hora de defender los intereses nacionales durante el referendum por el futuro británico en la UE.

El Partido Verde fue más conciliador, al ofrecer “felicitaciones” al líder laborista.

“Anhelamos trabajar con Jeremy para oponernos a los conservadores y lograr la victoria de un gobierno progresista en las próximas elecciones generales”, afirmó la jefa de esa agrupación, Caroline Lucas.

Corbyn, que tiene tres hijos de su segundo matrimonio con la chilena Claudia Bracchitta y desde 2013 casado en terceras nupcias con la mexicana Laura Álvarez, es diputado por el barrio londinense de Islington, en el norte de la ciudad, desde 1983.

Se opuso a la UE en el referéndum de 1975 y la defendió en el de 2015, pero con poca convicción, según sus detractores.

El líder laborista se opone férreamente a la austeridad presupuestaria, a las políticas belicistas y de adquisición de armas nucleares, defiende los servicios públicos y pretende re-nacionalizar algunos, como los ferrocarriles, símbolo de las privatizaciones de la era de Margaret Thatcher.

Además, habla español y es un político comprometido con América Latina, con las causas sociales y los sindicatos.

“Quiero una sociedad en la que no se ignore a la gente que ha quedado al margen, un mundo comprometido con las luchas sociales y en contra de la desigualdad social”, sostuvo Corbyn tras su reelección. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense