Jueves, 01 Diciembre 2016 00:00 Mundo

Centro democrático mantiene férrea oposición

Congreso avanza refrendación de un nuevo acuerdo de paz

Un hombre sostiene una pancarta a favor de la paz durante una manifestación fuera del Congreso colombiano en Bogotá.
Un hombre sostiene una pancarta a favor de la paz durante una manifestación fuera del Congreso colombiano en Bogotá. Foto: AFP
Rafael Croda. Corresponsal en Bogotá.


El Congreso colombiano avanzaba ayer en la refrendación del nuevo acuerdo de paz entre el gobierno y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a pesar de la férrea oposición del  Centro Democrático, el partido del ex presidente Álvaro Uribe.

Luego de que el martes el Senado aprobó la refrendación del acuerdo con 70 votos a favor y cero en contra, la Cámara de Representantes debatía ayer el nuevo pacto de paz y se esperaba que también le diera su respaldo pues la coalición política del gobierno tiene una cómoda mayoría en el órgano legislativo.

El presidente Juan Manuel Santos afirmó que si culmina exitosamente la refrendación del nuevo acuerdo de paz en el Congreso, como se espera, en 150 días más, en mayo de 2017, todas las armas de las FARC estarán en manos de Naciones Unidas y esa guerrilla se convertirá en un partido que hará política en la legalidad.

Según el mandatario, cuando la Cámara de Representantes refrende el acuerdo, como lo hizo el Senado, se iniciará lo que en el pacto con las FARC se denomina el día D, que es el que marca el proceso de implementación.

Santos señaló que en cinco días, el próximo lunes 5, comenzará el desplazamiento de las FARC hacia 27 zonas transitorias veredales donde una misión de Naciones Unidas verificará el cese del fuego y esa guerrilla se desarmará.

De acuerdo con el jefe de Estado, este es un paso trascendental en la historia de Colombia.

“Mañana (este jueves) comienza ese proceso. En un mes todos los miembros de las FARC deben estar ya en estas zonas veredales y en seis meses tendremos el conflicto con las FARC totalmente finiquitado”, sostuvo.

Mientras, en la Cámara de Representantes,  el jefe de los negociadores del gobierno ante la FARC, Humberto de la Calle, y el comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, expusieron ante 147 legisladores las características y cambios del nuevo acuerdo firmado el pasado jueves 24 de noviembre por Santos y el jefe guerrillero Timoleón Jiménez.

De la Calle explicó que después de las largas jornadas de trabajo con los promotores del ‘No’ a los acuerdos en el plebiscito del 2 de octubre, se incorporó “el mayor número posible de cambios” al nuevo pacto, 57 de los 60 propuestos por el Centro Democrático y el ex presidente Uribe.

Al defender que los jefes de las FARC participen en política tras dejar las armas, señaló que cuando ellos lleguen al Congreso “podrán exigirles que expliquen los acontecimientos y que den cuenta y razón de sus votos, lo que es una garantía de transparencia para los colombianos”.

Jaramillo pidió a los congresistas no olvidar que de lo que se trata es de acabar una guerra de más 50 años, “y no puede ser que por enredos jurídicos e interpretaciones diversas no seamos capaces de ponernos de acuerdo en lo que hay que hacer que es terminar el conflicto”.

La representante del Centro Democrático, María Fernanda Cabal, dijo que en cambio que el nuevo acuerdo “es esencialmente el mismo” que los colombianos rechazaron en el plebiscito del 2 de octubre y que “lo que hace es garantizar un pacto de impunidad entre el gobierno colombiano y los terroristas de las FARC”.

Etiquetas:

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras