Miércoles, 09 Noviembre 2016 01:11 Mundo

27,3 millones de latinos se habilitaron para sufragar este año

Clinton-Trump, una final que hasta la medianoche no tenía un ganador definido

Clinton-Trump, una final que hasta la medianoche no tenía un ganador definido
Fotos Internet

Ambos candidatos mantenían la posibilidad de alcanzar la Presidencia, pues el margen entre ellos era muy bajo. El conteo paulatino de votos hizo que la ventaja pasara de uno a otro en diferentes ocasiones.

Agencias AFP y Prensa Latina

Washington.-

Las elecciones presidenciales de Estados Unidos arrancaron ayer en pequeña escala, con el voto de tres pueblos de Nueva Hampshire que por tradición votan desde la medianoche.

Pese a que el candidato republicano, Donald Trump, obtuvo la mayoría de los votos de los tres enclaves del estado, Hillary Clinton se quedó con dos localidades.

En total, Trump obtuvo 32 votos, Clinton 25, el libertario Gary Johnson 4 y otros 5 fueron a otros candidatos que no participan en la contienda, pero que los vecinos escribieron a mano en sus papeletas.

A medianoche del martes, Dixville Notch marcó el inicio simbólico de la elección, una tradición que se remonta a 1960. En esta localidad Clinton logró 4 votos, contra los 2 de Trump.

En Hart’s Location, el único de los tres enclaves con título de municipio, Clinton logró 17 votos  y 14 a favor de Trump. Finalmente, en Millsfield, Trump arrasó con 16 votos frente a los 4 que obtuvo Clinton.

Según la legislación de Nueva Hampshire, las comunidades con menos de 100 votantes pueden abrir sus colegios electorales desde la medianoche y cerrarlos una vez que voten los electores inscritos.

Dixville Notch es una diminuta localidad ubicada cerca de la frontera de Canadá y, a pesar de que se encuentra en la costa este, sus habitantes salen a votar a medianoche, seis horas antes de que se abran los colegios electorales en la zona.

“Voté por Hillary Clinton. Tiene una personalidad fuerte, experiencia y llevará a nuestro país en la buena dirección”, comentó a la AFP Nancy DePalma.

En cambio, André Grondin, propietario de una empresa de obras públicas, dio su voto al republicano: “Trump habla de trabajos y dará trabajos. Los otros no hacen nada”.

Los estados como Connecticut, Indiana, Maine,  Nueva Jersey, Nueva York, Vermont, Virginia y Kentucky se sumaron poco a poco a la jornada electoral.  

El voto latino en Texas y Florida es crucial en los comicios de Estados Unidos, por la gran cantidad de electores de origen hispano y sus divisiones.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, difundió un mensaje, a través de la plataforma de YouTube, instando a la población a que deje por unas horas su vida virtual y acudan a las urnas a votar.

Según los últimos sondeos, la demócrata tenía una ventaja de 5% frente a su rival republicano.

Trump votó a las 11:00 locales en una escuela de Manhattan. “Bueno, veremos qué pasa. Parece que va muy bien. Ahora mismo se ve muy bien. Será interesante”, dijo después de votar.

Clinton ejerció su derecho al voto en Nueva York. “Hay muchas personas que cuentan con el resultado de estas elecciones, lo que significa para nuestro país y lo haré lo mejor que pueda si tengo la suerte de ganar”, subrayó tras depositar su voto.

WikiLeaks también irrumpió en los comicios y publicó ayer la trigésimo quinta tanda de mensajes de correo electrónico de la cuenta ‘hackeada’ del jefe de campaña de Clinton, John Podesta. (I)

DATOS

538 electores eligen al presidente que representará a 300 millones de estadounidenses.

La cantidad de electores por estado surge de la suma de dos senadores y sus representantes en el Capitolio, cifra que depende de la población de cada estado.

Este año 14 estados tendrán restricciones, por vez primera, para una elección presidencial. Lawrence Norden, director adjunto del Programa para la Democracia del Centro Brennan, señala que estos códigos son discriminatorios hacia los afroamericanos y latinos.

El próximo mandatario recibirá un salario anual de $ 400.000, además de una asignación para gastos extras de $ 50.000 al año.

Cuando dejan el cargo, los exjefes de Estado reciben una pensión anual de cerca de $ 200.000, seguro médico, viajes oficiales pagados y una oficina. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense