Viernes, 02 Diciembre 2016 00:00 Mundo

Rusia pide corredores humanitarios

Civiles mueren desmembrados por bombas en calles de Alepo

Residentes sirios llevan el cuerpo de una mujer que fue asesinada mientras intentaba huir de los combates, en el distrito de Kadi Askar, en Alepo.
Residentes sirios llevan el cuerpo de una mujer que fue asesinada mientras intentaba huir de los combates, en el distrito de Kadi Askar, en Alepo. Foto: AFP
Agencias AFP y Prensa Latina

Hasta hace poco los habitantes de los barrios rebeldes de Alepo morían en casa, bajo las bombas del régimen sirio. Ahora, con el avance del ejército, los cuerpos de hombres, mujeres y niños yacen en las calles, descuartizados.

En los barrios del este de Alepo en poder de los insurgentes, la lluvia de disparos de artillería llega de repente, segando los cuerpos de civiles. “Es una verdadera lluvia de obuses”, afirma el corresponsal de la AFP. El miércoles, ante sus ojos, estalló un obús en medio de una calle. Una niña que caminaba a unos metros de él se desplomó, con una mano arrancada tras ser alcanzada por un proyectil.

Los cascos blancos, esos socorristas convertidos en emblema del drama humanitario en el este de Alepo, no estaban allí para salvarla. Se han quedado sin ambulancias.

Las bombas las destruyeron o carecen de combustible para usarlas. Unos jóvenes en moto se llevaron a la pequeña, de 10 años. Falleció como consecuencia de las heridas.

A golpe de bombardeos aéreos, barriles explosivos e incesantes disparos de artillería desde hace 15 días, el ejército ha sembrado la devastación en el este de la ciudad de Alepo, la segunda de Siria.

Ayudado por miles de combatientes extranjeros -iraníes, iraquíes, palestinos y del Hizbolá libanés-, “el Gobierno estrecha el cerco en las zonas bajo control rebelde”, dijo Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Más de 50.000 habitantes aterrados por los combates y los bombardeos se han ido de los barrios rebeldes desde el fin de semana.

Rusia, aliado del régimen sirio, al que ofrece una ayuda militar en la guerra, desea abrir cuatro corredores humanitarios para evacuar a los heridos y hacer llegar alimentos y  medicinas para los civiles.

Los occidentales recriminan a Rusia la ayuda militar que aporta al régimen del presidente Bashar al Asad, mientras Moscú los acusa de proteger a los terroristas (en referencia a los combatientes rebeldes) y “utilizar problemas humanitarios con fines políticos”. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense