Martes, 05 Septiembre 2017 06:30 Mundo

Casi 125.000 rohinyás de Birmania se refugiaron en Bangladés desde el 25 de agosto

Casi 125.000 rohinyás de Birmania se refugiaron en Bangladés desde el 25 de agosto
Foto: AFP
Agencia AFP

Unas 126.300 personas, en su mayoría musulmanes rohinyás, huyeron de la violencia en Birmania para refugiarse en el vecino Bangladés desde el inicio de los enfrentamientos, el pasado 25 de agosto, anunció la ONU, que teme una crisis humanitaria.

El ritmo de llegadas se aceleró en las últimas 24 horas, en las que cerca de 37.000 refugiados cruzaron la frontera, huyendo de una operación del ejército en el noroeste de Birmania.

Estas llegadas incrementan el temor de un desastre humanitario en Bangladés, donde los saturados campamentos de refugiados ya albergaban a unos 400.000 rohinyás.

Muchos duermen a la intemperie y necesitan agua y alimentos tras su caminata de días para refugiarse, indica un informe la oficina de coordinación de la ONU en Bangladés.

"A causa de las llegadas masivas de refugiados tenemos una inmensa crisis humanitaria", declaró Nur Khan Liton, un conocido defensor de los derechos humanos de Bangladés.

"La gente están en campos de refugiados, en las carreteras, en los patios de las escuelas e incluso fuera. Están sacando maleza para crear nuevas refugios. El agua y la comida empezarán a escasear", añadió.

Los enfrentamientos empezaron con el ataque de varias comisarías el 25 de agosto por parte de los rebeldes del Ejército de Salvación Rohinyá de Arakan (ARSA, por sus siglas en inglés), que asegura defender los derechos de los rohinyás, una minoría musulmana.

El ejército birmano reaccionó lanzando una gran operación en el estado de Rakáin, una región pobre y remota del país, que obligó a huir a decenas de miles de personas.

Los rohinyás están considerados inmigrantes ilegales en Birmania y desde hace décadas son perseguidos, según grupos de defensa de los derechos humanos.

Los testimonios de los que huyeron, imposibles de verificar, denuncian asesinatos masivos y la destrucción de pueblos por parte el ejército birmano, grupos budistas y militantes rohinyás.

Además de los rohinyás, al menos 11.000 budistas e hindúes huyeron de los incendios provocados y los ataques a campamentos dentro de Birmania, según el último informe del gobierno.

La guardia fronteriza de Bangladés indicó que los que cruzan se enfrentan también al riesgo de los campos minados en la frontera entre los dos países.(I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET