Martes, 03 Enero 2017 00:00 Mundo

Autoridades turcas aún no hallan a autor de atentado

En el ingreso a la discoteca los familiares crearon una capilla ardiente en homenaje a las víctimas.
En el ingreso a la discoteca los familiares crearon una capilla ardiente en homenaje a las víctimas. Foto: AFP

El grupo extremista Estado Islámico se adjudicó el ataque al club Reina, en Estambul, donde 39 personas fallecieron.

AFP

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) se reivindicó el ataque efectuado el domingo en una discoteca de Estambul, en el que murieron 39 personas y 65 resultaron heridas.

En un comunicado difundido en redes sociales, el grupo extremista afirmó que el ataque en el club Reina, situado a orillas del estrecho del Bósforo, había sido cometido por uno de los “soldados del califato”. Entre las víctimas había extranjeros, la mayoría originarios de países árabes.

El atentado ocurre cuando Turquía trata de reconquistar la ciudad de Al Bab, bastión del EI en el norte de Siria, donde Ankara lleva a cabo una ofensiva contra los yihadistas. El domingo aviones turcos y rusos llevaron a cabo nuevos bombardeos contra el EI en la zona.

En su comunicado, el grupo yihadista acusa a Turquía, un país de mayoría musulmana, de haberse aliado con los cristianos, en alusión a la incursión del ejército turco desde hace 4 meses en el norte de Siria para combatir al EI y las milicias kurdas.

Es la primera vez que el grupo extremista reivindica un atentado en Estambul, pero varios ataques contra turistas cometidos en la metrópolis turca ya le habían sido atribuidos por las autoridades.

Las familias de las víctimas extranjeras, más de 20, tenían que recuperar el lunes los cuerpos de sus allegados. A las 01:15 del domingo (22:15 GMT del sábado), un hombre armado con un fusil de asalto irrumpió delante de la discoteca y mató a dos personas en la entrada antes de penetrar en el local y cometer la masacre.

Según los medios turcos, el atacante disparó entre 120 y 180 veces durante unos siete minutos sembrando el pánico, lo que hizo que incluso algunas personas se lanzaran a las gélidas aguas del estrecho del Bósforo para escapar de las balas. Tras la matanza, el atacante se cambió de ropa y huyó.

Citando informes de la autopsia, los medios turcos indicaron que varias víctimas fueron asesinadas de un disparo en la cabeza.

La identidad del autor aún no se determina, pero se conoció que podría ser oriundo de Kirguistán o Uzbekistán. Y mientras continúan las investigaciones, la ciudadanía teme un nuevo ataque.  

Turquía “decidida” en su lucha

El presidente Recep Tayyip Erdogan presidió ayer la reunión del Consejo de Ministros para tratar el tema.  

El atentado en Estambul “es un mensaje destinado a las operaciones exteriores, comenzando por la operación ‘Escudo del Éufrates’, cuyo objetivo son el EI y las milicias kurdas”, declaró Numan Kurtulmus,  vocero y vice primer ministro.

“Continuaremos nuestras operaciones exteriores con determinación”, añadió tras la reunión de Consejo, sin reaccionar a la reivindicación del EI sobre el ataque.

Kurtulmus indicó que “datos relativos a las  huellas digitales y a la apariencia” del asesino fueron obtenidos y entrarán rápidamente al proceso de identificación.

El grupo yihadista amenazó varias veces a Turquía con atentados en represalia a su intervención. “Turquía continuará sus operaciones mientras las organizaciones terroristas sean una amenaza”, declaró el funcionario.

“Había sangre por todas partes”

Entre las víctimas mortales figuran 2 jordanos, 3 iraquíes, 3 libaneses, una franco-tunecina, una canadiense y una israelí.

“Pienso en esos momentos y no logro borrarlos de mi memoria. La gente en pánico, la sangre, el ruido de los disparos, las explosiones. No dejo de pensar en ello”, contó uno de los supervivientes, el franco-turco Yusuf Kodat.

“Oímos 2, 3 disparos, creímos que se trataba de una pelea en la puerta”, explica Yunus Turk. “Y al cabo de 10, 15 segundos, (el asaltante) entró en el interior y empezó (a disparar) y ahí, nos dijimos ‘es un atentado, es un tiroteo”.

Los primos Kodat y Turk viven en Alsacia (Francia) y viajaron a Turquía para las fiestas de fin de año.  “Yo conocía la discoteca... Vengo a menudo. Agarré a mi primo y le dije, salgamos, vamos a la terraza”, contó el primero.

 Este exclusivo club cuenta con varios restaurantes y pistas de baile además de un bar central. Se extiende sobre una terraza con unas vistas espectaculares sobre el Bósforo y uno de los puentes que lo cruzan.

“Fue ahí que empezamos a dispersarnos, de hecho, nos escondimos, hay quienes saltaron al agua”, continúa Yunus. El pánico se adueñó de las más de 700 personas presentes en la discoteca.

“Había personas que corrían junto a mí y que fueron alcanzadas por las balas, que quizá están muertos o heridos, no lo sé”, recuerda el joven. “De hecho, por el pánico, corríamos hacia todos lados. No mirábamos demasiado lo que ocurría alrededor”.

“Nos quedamos 10, 15 minutos, esperábamos a que la Policía llegara”, precisa Kodat.  A la llegada de las fuerzas del orden, que buscaban a uno o varios asaltantes, la evacuación se hizo bajo una estricta vigilancia. “Nos hicieron pasar por el sótano, así que no vimos la sala principal”, explica su primo. “Pero en la terraza había algunos cadáveres, sangre por todas partes, vasos rotos, vitrinas que daban a la terraza también rotas...”. (I)

Atentado en Irak con coche bomba deja 32 fallecidos

Ayer, en un barrio chií de Bagdad, un ataque perpetrado por un kamikaze al volante de un coche bomba, causó la muerte de 32 personas  y otras 61 resultaron heridas.

Las víctimas del atentado eran, en su mayoría, jornaleros que esperaban para ser contratados en una plaza de Ciudad Sadr, que ya ha sido escenario de varios atentados en el pasado. El Estado Islámico (EI) reivindicó el ataque a través de su agencia de propaganda, Amaq.

El atentado se efectuó pocas horas antes de la llegada a la capital iraquí del presidente francés, François Hollande.

En las fotos del ataque difundidas a través de redes sociales se observó una inmensa columna de humo negro y muchos heridos, algunos en estado muy grave.

Este es el segundo ataque en 48 horas en la capital iraquí. El sábado, víspera de Año Nuevo, un doble atentado reivindicado por el EI en un mercado muy concurrido dejó 27 muertos y decenas de heridos.

En su visita a Irak, Hollande aseguró que 2017 será un “año de victoria contra el terrorismo”, durante un encuentro con instructores militares franceses que entrenan a las fuerzas especiales de élite antiterroristas iraquíes.

“Luchar contra el terrorismo aquí en Irak, es también prevenir actos terroristas en nuestro propio territorio”, apuntó. (I)

ENLACE CORTO