Viernes, 17 Febrero 2017 00:00 Mundo

La coalición antiyihadista se prepara para recuperar el oeste de Mosul

Atentados en Irak y Pakistán dejan más de un centenar de muertos

Musulmanes chiíes paquistaníes encienden velas durante una vigilia por las víctimas de ataques en Karachi.
Musulmanes chiíes paquistaníes encienden velas durante una vigilia por las víctimas de ataques en Karachi. Foto: AFP

45 personas fallecieron en Bagdad y otras 70 murieron en un santuario paquistaní en ataques con coche bombas reivindicados por el Estado Islámico.

Agencias AFP y Prensa Latina

Karachi / Bagdad.-

Al menos 45 personas murieron ayer en un atentado con coche bomba en la capital iraquí, Bagdad, el ataque más sangriento en lo que va del año. Mientras tanto, una similar acción en Pakistán causó unos 70 muertos.

Este atentado, el tercero en tres días en Bagdad, fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), blanco de una ofensiva de las fuerzas iraquíes que intentan expulsarlo de Mosul, su último bastión en el país.

Lo reivindicó en un comunicado difundido por su agencia propagandística Amaq.

La explosión se produjo en una zona de concesionarios de automóviles en el barrio de Bayaa, en el sur de Bagdad, donde el martes cuatro personas murieron en otro atentado con coche bomba, precisó un responsable del Ministerio del Interior.

Según un coronel de la policía, 45 personas fallecieron en el atentado de ayer y otras 61 resultaron heridas, un balance confirmado por fuentes médicas.

En las imágenes difundidas en las redes sociales se ven cuerpos carbonizados y despedazados, así como destrozos cuantiosos y a miembros de los servicios de defensa civil intentando apagar el fuego.

El miércoles, el EI reivindicó otro atentado suicida que mató a 11 personas en el barrio de Habibiya, poblado sobre todo por chiitas. La organización extremista sunita considera que los chiitas, la confesión mayoritaria en Irak, son herejes.

Pese a los reveses de los últimos meses y a la pérdida de terreno en Irak y en la vecina Siria, el grupo yihadista logra cometer atentados sangrientos.

Desde el lanzamiento el 17 de octubre de una ofensiva de las fuerzas iraquíes para reconquistar Mosul (en el norte), la segunda ciudad del país, el número de atentados del EI en Bagdad aumentó.

Con el respaldo de la coalición internacional antiyihadista encabezada por Estados Unidos, las fuerzas iraquíes recuperaron en enero la parte este de Mosul, donde se toparon con una férrea resistencia de los combatientes del EI.

Ahora se preparan para lanzar la ofensiva para recuperar el control de la parte oeste, del otro lado del río Tigris, más poblada que la oriental.

Un santuario explota

En Pakistán, la explosión de una bomba en un santuario sufí atestado de personas dejó ayer por lo menos 70 muertos y 60 heridos, siendo el más mortífero en una serie de ataques de insurgentes en el país esta semana.

La bomba explotó en el santuario de la ciudad de Sehwan, en la provincia de Sindh, a unos 200 kilómetros en el noreste de la capital Karachi.

“Hasta 70 personas han muerto y más de 150 resultaron heridas”, dijo Sikandar Ali Mandro, ministro de salud. Un funcionario de la policía confirmó el número de muertos.

“Tememos que el número de víctimas aumente”, dijo Munawar Ali Mahesar, funcionario del gobierno local, precisando que los servicios de emergencias intentaban rescatar a los heridos.

El atentado fue perpetrado por un kamikaze que entró en el santuario y accionó la carga explosiva que portaba entre medio de los fieles, informó una fuente policial.

El lugar estaba atestado de personas ayer, considerado como un día sagrado de rezo para la comunidad. (I)   

ENLACE CORTO