Jueves, 13 Octubre 2016 00:00 Mundo

27.000 mendocinos viajaron el fin de semana

Argentinos cruzan a Chile para comprar más barato

Las filas son hasta de 15 kilómetros y las demoras en la carretera, sobre todo en la aduana, pueden tomar hasta ocho horas.
Las filas son hasta de 15 kilómetros y las demoras en la carretera, sobre todo en la aduana, pueden tomar hasta ocho horas. Foto: voyagevirtuel.net
Alejandro Tapia, corresponsal en Santiago

Las separan apenas 363 kilómetros, pero para llegar a Mendoza desde Santiago, o viceversa, cruzando la imponente Cordillera de los Andes, esta aventura puede tomar hasta siete horas en vehículo. O más, dependiendo de cuánto tiempo tomen los trámites en la aduana o si las inclemencias del tiempo, que cubren de nieve el Paso Internacional Los Libertadores en invierno, exigen prolongadas esperas.

En las últimas décadas los paseos familiares de chilenos a Mendoza o de argentinos a Santiago, se han transformando en un paisaje habitual en el intercambio entre ambos países fronterizos. Y dependiendo del rumbo económico de cada o cual país, hay ocasiones en que a los chilenos les conviene comprar en la ciudad transandina por el tipo de cambio o a los argentinos. En los últimos meses, se ha dado que a los argentinos les conviene mucho más viajar hasta Chile para comprar electrodomésticos y productos electrónicos.

En los tiempos que corren actualmente, un Ipad puede llegar a costar la mitad en Chile de su valor en Argentina y lo mismo ocurre en el caso de otras tablets, computadores portátiles o reproductores electrónicos. Aprovechando este fin de semana largo, con feriado el lunes, 27 mil mendocinos cruzaron la frontera desde el viernes, provocando filas de hasta 15 kilómetros y demoras en la carretera y en la aduana de hasta ocho horas.

Ambos países mantienen oficinas de trámites conjuntos en la frontera para agilizar los trámites, pero en cada lado la revisión se demora como mínimo una hora. Cada ciudadano argentino puede ingresar sin pagar impuestos hasta 150 dólares en productos y 75 dólares si es menor de 16 años. En el caso de los chilenos se pueden ingresar productos hasta los mil dólares con factura. En ambas fronteras el principal control tiene que ver con el ingreso de alimentos, que está estrictamente prohibido.

Desde enero, la oficina de impuestos argentina ha recaudado cuatro millones de dólares, lo que da cuenta de esta suerte de fiebre argentina para comprar en Chile. A su vez, la estimación es que el IPC argentino de 2016 superará el 40%, una de las cifras más altas de América Latina.

En general no se registran mayores problemas en el intercambio comercial entre ambos países. Sin embargo, este fin de semana (tanto en Chile como en Argentina fue feriado el lunes), muchos ciudadanos argentinos reclamaron que las autoridades chilenas demoraron los trámites en la aduana y que no pusieron personal extra en la frontera. “Desde Chile no cumplieron con el acta que se acordó en Valparaíso de tener más personal disponible para la noche de este fin de semana”, afirmó el subsecretario de Relaciones Institucionales del Ministerio de Seguridad de Mendoza, Néstor Majul, citado por el diario El Sol.

Desde Chile, se respondió que la infraestructura en la frontera, que muchos han calificado de “precaria” no da abasto para recibir tal flujo de turistas en un período acotado de tiempo, como ocurrió en el caso de este fin de semana largo. “En los últimos meses, las demoras en la Aduana para revisar las mercaderías que traen los viajeros y que no exceda la franquicia de 150 dólares por pasajero, aumentaron de 7 minutos a 30 minutos por auto”, agregó Majul, dando cuenta de la molestia de los argentinos cuando van a comprar a Chile. (I)

ENLACE CORTO