Jueves, 09 Febrero 2017 00:00 Mundo

El califato se promocionó desde 2014 a través de redes sociales

Archivo muestra que los extranjeros dejan al EI

Los combatientes sirios se reúnen cerca de Raqa durante su avance contra el Estado Islámico.
Los combatientes sirios se reúnen cerca de Raqa durante su avance contra el Estado Islámico. Foto: AFP

De los 4.000 yihadistas internacionales, el 14% falleció en combate y un tercio retornó a su país.

Redacción Mundo y Agencia AFP

Un archivo sobre el ‘problema’ islámico de los combatientes extranjeros muestra que algunos se niegan a luchar en sus filas.

Los documentos sobre 14 combatientes del batallón Tariq Bin Ziyad -constituidos en gran parte por extranjeros- fueron encontrados por las fuerzas iraquíes después de que asumieran el mes pasado una base del Estado Islámico (EI) en un barrio de Mosul, Irak.

De acuerdo a una publicación del diario Washington Post, un militante belga tenía una nota médica diciendo que tenía dolor de espalda y no se uniría a la batalla. Asimismo, otro luchador de Francia afirmó que quería salir de Irak para llevar a cabo un ataque suicida en casa. Otros solicitaron transferencias a Siria, mientras que finalmente se negaban a pelear.

El califato del Estado Islámico

Los yihadistas sunitas que proclamaron la creación de un califato en las zonas conquistadas de Irak y Siria se presentaron en 2014 como herederos de un régimen que existió desde la época del profeta Mahoma hasta hace un siglo.

El Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), ahora Estado Islámico (EI), instó también a todos los musulmanes a jurar lealtad a su jefe, proclamado califa, lo que representa una amenaza para el papel de Al Qaeda en la causa yihadista mundial.

Tras la muerte del profeta Mahoma, sus seguidores acordaron la creación del califato, que significa sucesión en árabe, como un nuevo sistema de gobierno. El califa es literalmente el sucesor del profeta como jefe de la nación y líder de la ‘umma’, comunidad de musulmanes, y tiene la potestad de aplicar la ley islámica en la tierra del islam.

Actualmente el dominio del Estados Islámico se sustenta en 4 ejes: interpretación radical y visionaria de la religión como justificación teórica; el terror y la violencia como método coercitivo; la satisfacción de necesidades básicas para la población como elemento de cohesión; y un eficaz aparato de propaganda que logra reclutar combatientes y simpatizantes a través de mensajes, videos y foros, principalmente en las redes sociales, como Telegram.

El Estado Islámico es actualmente el grupo yihadista más rico. Sus principales vías de financiación son la venta ilegal del petróleo de las zonas capturadas en Irak ($ 1 millón diarios); los rescates por los secuestros; los peajes  por circular y transportar mercancías en las carreteras de su territorio; y los miles de dólares que consiguen tras colocar de contrabando en el mercado negro piezas saqueadas de museos y lugares arqueológicos destruidos.

Extranjeros atraídos en app

En su apogeo (hace 3 años), el Estado Islámico atraía a miles de reclutas cada mes y controlaba cerca de un tercio del territorio de Irak, y los extranjeros que llegaban de decenas de países se habían caracterizado como los combatientes más duros.

Pero el grupo ha perdido terreno constantemente y los militantes están asediados en la mitad occidental de Mosul. Sin embargo, las pérdidas del grupo han generado preocupaciones en Europa respecto a que los combatientes desilusionados podrían encontrar su camino a casa.

Otra foto de un archivo original fue encontrada por las fuerzas iraquíes después de que asumieran el control de una base del Estado Islámico. Esta ilustración del Washington Post muestra una traducción al inglés del archivo del Estado Islámico.

Más ciudadanos de Francia que de cualquier otro país de Europa se han unido al Estado Islámico desde 2011, cuando el levantamiento popular de Siria contra el presidente Bashar al-Assad se volvió violento y alimentó el surgimiento de grupos extremistas.

El Gobierno francés informó sobre una fuerte disminución en el número de sus ciudadanos que viajan a Siria e Irak para unirse al grupo en la primera mitad de 2016, pero dijo que aún quedan 700, incluyendo 275 mujeres y 17 menores.

Los formularios en el archivo están marcados con el año 2015, pero parecen haber sido llenados más tarde, ya que especifican las fechas en las que algunos de los militantes se unieron, que se extienden en 2016.

Además del nombre de cada militante, el país de origen, el de residencia, la fecha de nacimiento, el tipo de sangre y las especialidades de armas, los documentos indican el número de esposas, niños y niñas esclavas. También se incluye una foto. No fue posible verificar la información personal, pero los oficiales iraquíes que encontraron el expediente dijeron que creen que es genuino.

Dos hombres de Kosovo se negaron a pelear y pidieron mudarse a Siria. Uno dijo que tenía dolor de cabeza.

De los más de 4.000 combatientes extranjeros que han salido de las naciones de la Unión Europea para Irak y Siria, alrededor de un tercio ha regresado, según un informe del Centro Internacional de Lucha contra el Terrorismo de La Haya. Alrededor del 14 por ciento ha sido confirmado muerto, mientras que el resto permanece en el extranjero o su paradero es desconocido.

“La gente dice que son los más motivados, pero hay un montón de combatientes extranjeros que fueron y encontraron que la experiencia del Estado Islámico no era lo que pensaban que sería; pensaron que sería una gran aventura”, manifestó Aymenn al-Tamimi, un analista especializado en grupos militantes que ha compilado una base de datos en línea de documentos del Estado Islámico, algunos de los cuales indican problemas similares de moral. (I)

---------------------

Seis miembros de la Cruz Roja fueron asesinados

Seis trabajadores de la Cruz Roja murieron en el norte de Afganistán y otros dos siguen desaparecidos, anunció este miércoles la organización internacional.

Los miembros de la organización fueron asesinados en la inestable zona de Jawzjan, informó el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), sin revelar la nacionalidad de las víctimas ni la identidad del grupo que podría estar detrás del incidente.

Estas muertes ocurren pocas semanas después de la liberación de un trabajador español del CICR que fue secuestrado el 19 de diciembre, cuando se trasladaba con un equipo de la organización entre Mazar-i-Sharif y la provincia vecina de Kunduz, bastión talibán. Ni el CICR ni los responsables locales precisaron cómo fue puesto en libertad ni de quién se sospecha que lo había secuestrado.

“El Estado Islámico está a la defensiva, sus finanzas están paralizadas, varios de sus responsables han sido abatidos y el flujo de combatientes extranjeros se agota”, señaló Peter Wilson, miembro de la ONU.

“Los yihadistas están a la defensiva en varias regiones”, matizó el responsable de asuntos políticos de la ONU, Jeffrey Feltman, pero parece que siempre tienen los fondos necesarios para seguir con los combates, explicó en el Consejo de Seguridad. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense