Lunes, 25 Septiembre 2017 15:26 Mundo

ANÁLISIS

Alemania en shock: Un partido de extrema derecha logra un lugar en el Parlamento

Joerg Meuthen, Alice Weidel y Alexander Gauland de la AfD.
Joerg Meuthen, Alice Weidel y Alexander Gauland de la AfD. Foto: AFP
Por Valentina Uribe, corresponsal en Berlín

Las pasadas elecciones parlamentarias en Alemania, le confirmaron al mundo que la extrema derecha ha regresado a Europa con fuerza y que el país reclama literalmente una nueva alternativa.

Los votantes sorprendieron al país cediéndole al partido de extrema derecha –Alternativa para Alemania AfD— alrededor del 6% de los votos que, según las encuestas, le correspondían al partido de Angela Merkel (CDU/CSU), y a su contrincante Martin Schultz, del Partido Socialdemócrata. 

Lo que los resultados de las elecciones confirman es no solo que los alemanes están cansados de que los mismos dos partidos políticos se turnen el mando, sino también que el país aún se encuentra dividido entre Este y Oeste.

A pesar de que le AfD recibió el 12% total de los votos, el partido conquistó Sajonia y el oriente de Alemania con el 27%. La entrada del AfD al Parlamento es, sin embargo, para muchos un resultado predecible. En los últimos años, las políticas del AfD —su rígida posición con respecto temas migratorios y de seguridad interna— ha logrado atraer a gran parte de los habitantes del Este de Alemania, región donde los índices de pobreza y desempleo son los más altos del país. 

Aunque el AfD se ha declarado triunfante, diferentes acontecimientos le mostraron al país esta mañana que el partido aún no tiene un frente solido y unido.

El líder del partido, André Poggenburg, solicitó a primera hora que la representante directa del AfD por el distrito de Sächsische Schweiz-Osterzgebirge, Frauke Petry, resignara a su puesto. Se especula que la decisión fue tomada debido al extremismo político de la representante.

En sus declaraciones a la revista Spiegel, Poppenburg comentó que “un Partido solo puede funcionar si sus representantes se adhieren a las decisiones de la mayoría y, lamentablemente, Frauke Petry ha demostrado en los últimos meses que ella no está dispuesta a ello”.

Por otro lado, en su discurso de anoche, Angela Merkel afirmó que el CDU no formará una alianza con el AfD y que el gobierno hará todo lo posible por volver a traer a sus filas a los partidarios del partido de extrema derecha. Sin embargo, es indudable que durante los próximos cuatro años los alemanes verán un cambio abrupto en su paisaje político, ya que se vaticina que el SPD no reafirmará su alianza política con el partido de Angela Merkel.

Esta jugada política del SPD, la cual le permitiría al partido ganar de nuevo votos en las próximas elecciones, obligaría a Merkel a unir fuerzas con el Partido Libre Democrático (FDP) y el Partido Verde para formar la llamada coalición ‘Jamaica’. 

Aunque la participación del Partido Verde en la coalición representaría una buena noticia para todos aquellos que creen que Alemania debe retirar sus fuerzas armadas de Afganistán y apostarle a la producción de energías renovables, ésta no vendría sin grandes retos ya que los tres partidos, además de tener visiones radicalmente diferentes en términos de subsidio económico estatal a desempleados, jubilados, y nuevos padres y madres, entienden de distinta forma las relaciones políticas y económicas de Alemania con Turquía. 

Para llevar a cabo esta alianza, Merkel deberá mediar entre el activismo del Partido Verde y el liberalismo económico del FDP y alcanzar acuerdos concretos en temas relacionados con la protección climática, inmigración e integración, e impuestos. 

Se comenta que las negociaciones ya han empezado y la canciller ha prometido a los alemanes que la decisión final se hará pública antes de diciembre. (I)

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Lunes, 25 Septiembre 2017 15:44

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET