Jueves, 26 Enero 2017 20:36 Mundo

Alcalde de Miami-Dade ordena detener a inmigrantes indocumentados para asegurar fondos federales

Carlos Giménez, alcalde de Miami-Dade.
Carlos Giménez, alcalde de Miami-Dade. Foto: Internet
Agencia AFP

El alcalde de Miami-Dade (Florida) ordenó el jueves a las cárceles obedecer al presidente Donald Trump, con el fin de limpiar la reputación de "ciudad santuario" de inmigrantes indocumentados y no poner en riesgo el ingreso de fondos federales.

El burgomaestre, Carlos Giménez, instruyó al Departamento de Correccionales "a honrar todas las solicitudes de detención de inmigrantes recibidas por el Departamento de Seguridad Interior", confirmó a la AFP el portavoz de la alcaldía Michael Hernández.

El alcalde republicano busca así la simpatía del presidente, que ordenó el miércoles cortar fondos federales a las cerca de 300 "ciudades santuario" del país que se niegan a arrestar y contribuir a la deportación de inmigrantes sin papeles.

Las mayores ciudades santuario, Nueva York, Los Ángeles y San Francisco, prometieron resistir este castigo y seguir protegiendo a los inmigrantes, pero el alcalde de Miami rechazó esta etiqueta que le impuso el año pasado el Departamento de Justicia.

Miami se ganó la inclusión en esta lista porque su policía local se negaba -hasta este jueves- a detener a los inmigrantes indocumentados requeridos por el gobierno federal a menos que Washington pagara los costos de su encarcelamiento.

El alcalde dijo al diario local Miami Herald que tomó una decisión financiera al ordenar la detención de los inmigrantes requeridos por el FBI, yendo contracorriente de la mayoría de las ciudades santuario del país.

"Me quiero asegurar de que no pongamos en peligro los millones de dólares en fondos que obtenemos del gobierno federal por un asunto de 52.000 dólares", explicó Giménez, un republicano que dijo haber votado por Hillary Clinton, al Herald. Cincuenta y dos mil dólares es lo que le habría costado al condado el año pasado detener a los inmigrantes en prisiones locales.

Según el centro de estudios Migration Policy Institute, Florida alberga 650.000 inmigrantes indocumentados. Es el cuarto estado con mayor cantidad de población de personas sin papeles después de California (más de 3 millones), Texas (1,5 millones) y Nueva York (870.000).

El condado de Broward, al norte de Miami-Dade, también es considerado "santuario" y así como Miami, busca limpiar esa reputación, dijo su alguacil Scott Israel al canal ABC. (I)

ENLACE CORTO