Sábado, 07 Enero 2017 00:00 Mundo

Los guerrilleros han enfermado por ingesta de alimentos en mal estado

Acuerdos de paz sufren contratiempos

El presidente Juan Manuel Santos visita uno de los campamentos donde serán ubicados los guerrilleros de las FARC, en el departamento de Meta.
El presidente Juan Manuel Santos visita uno de los campamentos donde serán ubicados los guerrilleros de las FARC, en el departamento de Meta. Foto: AFP

El presidente colombiano admite retrasos en la implementación de campamentos para agrupar a las FARC. El plazo para el desarme puede verse afectado.

Rafael Croda. Corresponsal en Bogotá.

Tan difícil como fue concretar un acuerdo de paz con las insurgentes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en 2016, será la implementación del pacto en 2017.

De hecho, ya se presentan los primeros contratiempos con el cumplimiento de los acuerdos con la guerrilla, cuyas tropas debieron concluir el pasado 31 de diciembre su concentración en 26 puntos del territorio donde entregarán sus armas y una misión tripartita -de las Naciones Unidas, el gobierno y las FARC- deberá verificar el cese bilateral del fuego.

Hasta ahora, sin embargo, la mayoría de las 26 zonas veredales transitorias de normalización (ZVTN) ni siquiera está lista para recibir a los insurgentes, porque el gobierno ha tenido atrasos en la construcción de caminos, infraestructura básica y redes de suministro de agua potable y electricidad.

El defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret, urgió esta semana al gobierno a acelerar la dotación de logística a los puntos de ubicación de las FARC para que los guerrilleros que se concentrarán allí tengan “condiciones mínimas de vida”.

Según Negret, los atrasos en la construcción de las ZVTN son tan serios, que podrían estar listas a finales de enero. Es decir, dos meses después del plazo previsto en los acuerdos de paz firmados por el presidente Juan Manuel Santos y el jefe de las FARC, Rodrigo Londoño, alias ‘Timochenko’, el 24 de noviembre pasado.

La mayoría de las tropas insurgentes está pre-agrupada en puntos cercanos a las ZVTN, pero las precarias condiciones logísticas y de seguridad en los campamentos guerrilleros dificultan la verificación del cese del fuego.

‘Timochenko’ incluso denunció esta semana que cargamentos de alimentos suministrados por el gobierno llegan a los campamentos en estado de descomposición, lo cual fue constatado por la Defensoría del Pueblo.

La ingesta de alimentos en mal estado causó enfermedades intestinales a insurgentes y la atención médica es incipiente, pues el Ministerio de Salud carece de infraestructura en la mayoría de sitios de pre-agrupamiento.

Este limbo en que se encuentra lo pactado con la guerrilla, tras cuatro años de negociaciones, provocó incluso deserciones de guerrilleros.

Según el experto en seguridad Ariel Ávila, las deserciones se produjeron en los departamentos de Nariño, Vichada, Antioquia y Chocó.

El gobernador de Antioquia, Luis Pérez, confirmó que nueve guerrilleros de las FARC desertaron en el municipio de Ituango, en el norte de este departamento.

Expresó su preocupación de que los insurgentes que abandonen sus frentes terminen reclutados por las bandas criminales que luchan por el control de las zonas que deja la organización rebelde.

Cronograma bajo fuego

Los jefes de las FARC comenzaron a preguntarse si con estos retrasos e inconvenientes en la implementación de los acuerdos de paz podrán cumplir el plazo de desarme pactado con el gobierno.

Según el cronograma pactado por las partes, el día D+7, que se cumplió el pasado 8 de diciembre, debió iniciarse el transporte de las armas de los guerrilleros y milicianos de las FARC a las ZVTN y el procedimiento tenía que finalizar el día D+30 (31 de diciembre). Nada de esto ocurrió.

En consecuencia existe la duda de que si este retraso echará por tierra el plazo fijado para concluir el desarme de las FARC el próximo 30 de abril.

El presidente Santos afirmó el jueves que la voluntad del gobierno y de las FARC es “acelerar al máximo” para poder cumplir los cronogramas de dejación de armas y superar las dificultades que se presentaron en las zonas de agrupación de la guerrilla.

“Sí ha habido retrasos, sí hemos tenido problemas. Esta es una operación logística muy compleja, pero esos problemas se están resolviendo”, aseguró el mandatario durante una visita a un campamento de concentración en el municipio de Mesetas, Meta, en el sur del país.

Santos mantuvo esta semana una reunión con miembros del secretariado de las FARC para discutir estos temas y uno de los acuerdos a los que llegó con ellos es que el gobierno suministrará al grupo insurgente los materiales necesarios para que sean los propios guerrilleros que construyan la infraestructura que haga falta.

Por lo pronto, en el transcurso de la próxima semana tropas de las FARC comenzarán a llegar a las primeras ocho ZVTN que están casi listas para recibir a los rebeldes.

Estas, que albergarán a 2.500 guerrilleros, se encuentran en municipios del sur, norte y noroccidente del país.

Para el Gobierno colombiano, resulta fundamental que 2017 sea un año exitoso en la implementación de los acuerdos de paz con las FARC, pues 2018 se anticipa políticamente complejo por la realización de las elecciones presidenciales y legislativas.

Además, el Centro Democrático, partido del expresidente Álvaro Uribe, convirtió su rechazo a los acuerdos de paz en su principal bandera de campaña y nadie en este país duda que, en medio de la propaganda electoral, hará todo lo posible por desacreditar el pacto que puso fin a una guerra interna de 52 años. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras