Jueves, 29 Septiembre 2016 00:00 Cartas al director

Yo también quiero ser Presidente

Cartas al Director

Aprovecho la oportunidad que EL TELÉGRAFO brinda para que los ecuatorianos podamos hacer público nuestro total rechazo a los repugnantes laberintos y alborotos que cada día demuestran los opositores  del gobierno del economista Rafael Correa Delgado, líder de la Revolución Ciudadana, gracias a cuyo accionar de norte a sur y de este a oeste del país, la gran mayoría de ecuatorianos caminamos por las rutas del progreso.

Sin embargo, señor Director, por ser un ciudadano respetuoso de la libertad de expresión, me  anticipo a pedir disculpas a los lectores que encontrarán ciertas palabras, comparaciones y criterios que podrán calificarlas  como vulgares, pero muy lejos de mi normal comportamiento; solo son respuesta a la cantidad de acéfalos criterios de la oposición llenos de odio, envidia, que con espíritu de anarquía han determinado en mi cuerpo un desorden estomacal e intestinal que por la frecuencia me obliga a pensar con la porción que me siento para yo también desear ser Presidente sin importarme los méritos ni el desarrollo del país, porque lo pasado fue mejor y, pensando así, doy a conocer mi  programa de gobierno, ofrecimientos que cumpliré al pie de la letra:

1.- Suprimir la Senescyt para permitir a todos los estudiantes, capaces o incapaces, que entren a la universidad.

2.- Bajar los sueldos y los salarios de los empleados públicos y empresas privadas para dinamizar la economía.

3.- Atraer inversión extranjera, para yo y mis panas llevar el dinero a paraísos fiscales.

4.- Bajar los impuestos y definitivamente suprimir el impuesto a la herencia, plusvalía y apoyar la  libre salida de divisas.

5.- Ordenar y detener la construcción de hospitales, centros y subcentros de salud, ya que si algún niño, joven o adulto mayor necesita atención médica, que la reciba cubriendo los costos de un seguro privado, con mayor razón si un paciente sufre alguna enfermedad catastrófica. Así mismo, detener que se construyan carreteras, hidroeléctricas, cero escuelas del milenio ni becas para estudiantes.

6.- Si llego a ser Presidente, ofrezco reforzar las leyes bancarias y financieras, a fin de inflar los depósitos de algún banco particular y convencer a los depositantes que lo mejor está por venir.

7.- Botaría al tacho de la basura la Constitución de Montecristi.

8.- Apoyaría a capa y espada todas las ideas y criterios que tengan que ver con la defensa de la libertad de expresión y libertad de prensa, incluso ir a la ONU para insistir que ayuden a que se promulgue y se defienda esta ley muy necesaria para que todo el mundo insulte, diga mentiras y difame.

9.- Negar y vetar definitivamente que salgan leyes que apoyen a  Pachakutik, sectores indígenas y más sectores sociales que se están beneficiando con las novelerías del Buen Vivir.

10.- Desaparecer el proyecto actual y todo lo que tenga que ver con el modelo económico del correísmo.

Señor Director, permítame sincerarme, las propuestas indicadas las comparo como los 10 mandamientos de mi programa de gobierno, que con ambición exagerada, haciendo compromisos con el diablo, quiero llegar para cumplirlas. Además, estoy madurando la idea de privatizar la seguridad social. Les pido votar por mi Lista 50 MAN (Movimiento Ambición Nacional). Si mi programa de gobierno es igual al de otro candidato, es pura coincidencia. (O)

Atentamente

Luis Calvas Ríos

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense