“Te vamos a extrañar. Aunque te vas, nunca te voy a olvidar”

- 26 de mayo de 2017 - 00:00

Desde hace algunos días se preparó el cambio de mando histórico. El Presidente que lideró el proceso que puso a Ecuador en los ojos del mundo, Rafael Correa, dejó su banda presidencial este 24 de mayo. En las últimas semanas se han sucedido eventos emotivos: el último enlace, el último cambio de guardia. El pasado 16 de mayo Correa inauguró el Museo de la Presidencia, dando cumplimiento a sus promesas hasta el final del mandato; deja en ese museo todos los regalos que recibió en estos años y que ya pertenecen al pueblo ecuatoriano. Esto no es solo un gesto, es sentar un precedente y hacer historia.

Desde la distancia los migrantes seguimos con mucha atención y con lágrimas en los ojos estos acontecimientos, quizás sea por nuestra propia condición, de migrantes, que llevamos las despedidas grabadas a fuego en nuestros corazones. Los migrantes no olvidamos a quienes nos echaron del país; por eso nuestro reconocimiento y agradecimiento a Rafael Correa cobra más sentido, por ser el líder del proceso que nos reconoció como sujetos de derechos. Nunca más invisibles, nunca más la patria sin nosotros.

Hay coincidencia entre quienes afirman que uno de los logros más importantes de esta década es que el pueblo ecuatoriano ha recuperado la autoestima y la esperanza. Y es cierto, ahora con orgullo decimos en cualquier parte del mundo que somos ecuatorianos.

Rafael Correa ha sembrado mucho y ahora el compromiso de todos y todas tiene que ser para seguir construyendo una patria de equidad y justicia social. Como migrante, ni olvido ni perdono a la partidocracia que nos robó la infancia y alejó a nuestras familias. A ellos decirles que nuestra venganza personal será decir buenos días sin mendigos en las calles, será el derecho de los hijos a la escuela y las flores…

Parafraseando a Bertolt Brecht: Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles. Correa ya es uno de esos imprescindibles que ha escrito varias hojas de la historia de nuestra Patria Grande.

Gracias, Presidente, por sembrar en nosotros la semilla de la Revolución. (O)

Margarita Guerrero Calderón