Malos perdedores

| 07 de Marzo de 2017 - 00:00

Qué difícil es la gobernabilidad en nuestro país. Desde hace rato comprendí que hay mucha gente honesta y con alto grado de preparación que quisieran participar en política con el objeto de servir a la ciudadanía, pero se abstienen por el temor de que su buen nombre y el de su familia terminen enlodados por personas inescrupulosas y de dudosa reputación.

Hay que aprender a respetar los resultados electorales, sean cuales fueren estos y los simpatizantes del candidato perdedor no dejarse manipular por los mismos de siempre, que lo único que siembran es el caos y la desvergüenza de propios y extraños. Esto es un asunto muy delicado que puede acarrear consecuencias impredecibles y de fatales consecuencias. Afortunadamente están plenamente identificados, debiendo estar en la cárcel por sembrar el desorden.

La CNE ha sido clara en solicitar un pequeño tiempo de espera a los ciudadanos con el fin de entregar datos oficiales, pero que debido a la inconsistencia de algunas actas que se produjeron en este proceso, hizo que este se retrase.

Esto no lo aceptan los malos perdedores, a sabiendas que detrás de este proceso hubo miles de estudiantes que de manera patriótica y cívica se mantuvieron vigilantes para que estos escrutinios se lleven con  la más absoluta  imparcialidad.

De igual manera ha estado supervisado por más de doscientos observadores de diversos países del mundo, constatando la idoneidad del mismo y la imposibilidad de un fraude.

Declaraciones perversas e irresponsables por parte de un alto dirigente del partido opositor, en contra de nuestra muy querida y respetable provincia manabita, caracterizada por ser acogedora y ser la cuna del viejo luchador general Eloy Alfaro, exigimos de manera inmediata, las debidas disculpas públicas de este acto tan reprochable y criticable.

Ciudadanía a rebelarse, castigándolo con tu voto en estas próximas elecciones. No dejemos que nos roben hasta la esperanza. (O)

Dr. Juan Sanz