Sábado, 16 Septiembre 2017 00:00 Cartas al director

La victimización (Un flaco favor o un defecto imperdonable)

Cartas al Director

¿Se acuerdan del quejumbroso de la clase?

Sí, de ese que se pasaba el tiempo acusando a todo mundo ante la profesora Matilde: “Señorita, Rafaelito me hizo esto… señorita, Marcelita me hizo aquello…”.

Hasta que llegó el momento que era simplemente ¡insoportable! Todos le huíamos; nos preguntábamos: ¿ahora con qué queja vendrá, contra quién será?

Una escandalosa foto en la primera página de EL TELÉGRAFO removió en mí desagradables momentos; daños en una vía  (varios tablones desprendidos) muchos menos huecos que cualquier calle de mi querido Quito.

Por supuesto, la nota periodística descalifica al proyecto Santay; una de las obras más icónicas de equidad social y protección ambiental en el puerto. En donde otros integran islas para blindar y consolidar la segregación espacial, la Revolución Ciudadana dignificó a 56 familias e integró la riqueza natural a la vida citadina de Guayaquil.

¡Por favor!, ya basta de tanta quejadera, no sea que en unos meses les pase lo que a Francisco María, así se llamaba el excompañerito.

Reinaldo Torres Jaramillo

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense