La verdad sobre el feriado bancario

- 25 de marzo de 2017 - 00:00

Desdolarizar la economía es algo que no se puede hacer de la noche a la mañana; un decreto o una ley no podrán borrar el mal recuerdo del congelamiento de fondos y el miedo de tener una moneda propia. Antes habría que sanar viejas heridas, sacando a la luz las verdaderas razones que nos llevaron al feriado bancario.

De la crisis de 1999 hay dos eventos que analizar, uno es el rescate del sistema financiero y otro el feriado bancario. En diferentes épocas, gobiernos de varios países han salido al rescate de sus bancos. Paul Krugman, premio Nobel de Economía, reseña cómo en la Gran Depresión de EE.UU. en 1930, la administración Roosevelt recapitalizó los bancos comprando acciones preferentes.

Ecuador tuvo también que salir al rescate de su sistema financiero. En las cifras del balance del Banco Central de Ecuador hacia 1998, año clave por ser previo al feriado bancario, se observa un incremento inusual en la cuenta créditos a bancos privados, esta fue 11,5 veces mayor al promedio de los tres años anteriores, lo que denota una gran inyección de sucres para el rescate del sistema financiero, suficientes para estabilizar la banca; en cambio, se originaron las corridas de depósitos y una imparable alza de la cotización del dólar, que llevaron al gobierno de Mahuad a congelar los depósitos del público en el llamado ‘feriado bancario’. El alza de la cotización del dólar se debió a factores especulativos.

Paul Krugman, reseña cómo el millonario financiero George Soros orquestó un ataque especulativo contra la libra esterlina en Inglaterra en 1990. A través de su organización, estableció calladamente líneas de crédito que le permitió tomar en préstamo unos quince mil millones de libras esterlinas, los cuales fue cambiando a dólares americanos. Cuando el fondo estuvo mayoritariamente en dólares, empezó a vender las libras esterlinas de manera ruidosa, indicando a los periódicos y demás medios financieros que la libra esterlina se devaluaría. El resultado fue generar un pánico sobre la libra esterlina que hizo subir la cotización del dólar. Soros vendió luego dólares para pagar sus deudas adquiridas en libras esterlinas, obteniendo ganancias rápidas por aproximadamente mil millones de dólares, especulando contra la libra esterlina.

Según el BCE hacia 1998, la cuenta numerario y depósitos en moneda extranjera disminuyó cerca de 70% con respecto a 1997, lo que refleja una gran demanda de dólares.

Las importaciones crecieron normales en su tendencia histórica y por deuda externa entraron más dólares de los que salieron por pagos, por lo que el destino de dólares a estos rubros afectó muy poco al tipo de cambio. La cotización de un dólar pasó de S/.4.425 en 1997 a S/.6.795 en 1998; y la inflación pasó de 30,66 en 1997 a solo 35,78 en 1998. La gran inyección de sucres por parte del BCE para el rescate del sistema financiero privado en 1998 afectó directamente al tipo de cambio y no así a la inflación; lo que invita a pensar que muchos especuladores financieros buscaron generar ganancias extraordinarias, otros licuar sus deudas contraídas en sucres y los demás buscamos resguardo en el dólar.

Una auditoría a los créditos otorgados por el BCE como rescate al sistema financiero privado, al destino de esos créditos, el efecto de la devaluación realizada por el BCE y los movimientos de compra-venta de divisas de la banca y casas de cambio, podría revelar quiénes especularon contra el sucre, nos llevaron al feriado bancario y a perder la moneda. En 1999 la inflación cerró en 51,96%, por lo que la tan temida hiperinflación, pretexto para el feriado bancario, nunca existió. (O)

Eduardo Merino

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: