Martes, 28 Marzo 2017 00:00 Cartas al director

La discapacidad no es una incapacidad, es parte de la diversidad

Cartas al Director

La quinta convención del movimiento Alianza PAIS se dio cita el sábado 1 de octubre de 2016, en el estadio de Aucas en Quito, Ecuador. Participaron más de 20.000 militantes del movimiento con espíritu y corazón verde limón, cuya asistencia tuvo como fin máximo definir la representación del candidato presidencial en el movimiento, para estas elecciones de 2017.

El ingreso al estadio de Moreno es distinto, lo aclaman todos y todas en el complejo deportivo. Sus gestos, lenguaje corporal, expresión, actitudes, solos o en relación paralingüística, proyectan un hombre sencillo, humilde, pacífico, conectado con el pueblo, carente de vicios sociales, pero sobre todo alguien que puede hacerte llegar cualquier mensaje, incluso el más complejo, con amor y cariño.

Esa quizás es la característica principal de Lenín, amor y cariño, misma que puede leerse entre líneas de cualquiera de sus discursos, incluido el primero de ese sábado como candidato presidencial del oficialismo. Esto no se debe a que es el enviado especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre Discapacidad y Accesibilidad ante la ONU, sino porque sencillamente es su virtud.

Incluso, ese cariño y amor no discrimina, no tiene clase, etnia, ideología religiosa, sexo, condición migratoria, orientación sexual o identidad de género. Sí, Lenín Moreno es la Constitución de la República del Ecuador itinerante.

Un grupo de militantes de transexuales, intersexuales, lesbianas, gays y bisexuales del movimiento pudimos sentir su amor y cariño en un corto intercambio.
Nuestras banderas se agitaban fuertemente a pocos metros de la rampa de ingreso a la mesa directiva. Lo hacíamos desesperadamente, porque no queríamos que subiera a dar su discurso sin que viera que nuestra presencia, la presencia de los LGBTI, tenía como fin apoyar su candidatura, de la misma forma que lo hicimos con nuestro actual y apreciado Presidente, el economista Rafael Correa.

Y allí, en el momento menos esperado, se percata de nuestra presencia, nos lanza sonrisas, agradecimientos, el pulgar hacia arriba y expresiones de abrazos. Entre nuestros gritos eufóricos le decimos que los LGBTI lo apoyamos, que lo apreciamos mucho y nuestras palabras fueron respondidas por Lenín con un beso volado. Así es, un beso de colores echado al aire y dirigido hacia nuestro grupo arcoíris, mismo que resaltaba en la marea de compañeros verdes. Un beso de un hombre sin complejos, un beso de un hombre sin discriminación, un beso de un hombre de paz.

Sus gestos en conjunto nos dejaron en claro que los avances en temas LGBTI continuarán dentro de la Revolución Ciudadana con su liderazgo. Pero más que eso, su mensaje, como lo indica en el inicio del presente escrito, lo puso en una envoltura de cariño y amor, que al haber llegado a los corazones y espíritus verdes de los LGBTI, nos sentimos en el deber de no solo comunicar al resto de LGBTI lo sucedido, sino a Ecuador en general.

Contamos con un candidato presidencial del oficialismo, no solo de paz, sino diverso; y eso nos incluye también, como él mismo lo dijo a Radio Pública el 3 de octubre de 2016: “La discapacidad no es una incapacidad, es parte de la diversidad que tiene el mundo”. (O)

Psic. Diane Rodríguez

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense