Miércoles, 12 Abril 2017 00:00 Cartas al director

¡Hay que ser gratos!

Cartas al Director

En las elecciones presidenciales de 2017 en Ecuador, en la primera y segunda vuelta hubo miles de ciudadanos organizados que jamás desmayaron frente a las dificultades internas y externas adversidades. Las convicciones pudieron más que los cálculos. ¿Qué los mantuvo firmes? Seguramente hay varias explicaciones; sin embargo, la esperanza de una nueva era, representada en Lenín, y la gratitud de la gente frente a los grandes avances de esta década, han sido factores fundamentales para mantenerse en pie.

Según la Real Academia Española RAE: Gratitud viene del latín Gratitūdo: “Sentimiento que nos obliga a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o ha querido hacer, y a corresponder a él de alguna manera”.

Si solo se tratara de la interpretación fría del funcionamiento de la institucionalidad de una República en democracia (cada institución y autoridad hace y debe hacer lo que le toca), no corresponde hablar de gratitud, más aún con la vigencia de la Constitución de 2008 en Ecuador, que técnicamente hablando, rige el mundo de los derechos: en la que, pasamos de ser iguales ante la ley, a ser iguales en derechos. No se trata de “beneficios” o peor aún de caridad, dádivas o favores de un ser magnánimo de buen corazón al que se le deba agradecimiento por cumplir con su labor.

Ahora bien, el punto está en que quizá en algún tiempo remoto tuvimos patria, pero es claro que, en los años inmediatamente anteriores a la última década, no tuvimos patria y menos una República. Gracias a Rafael Correa tenemos patria y los cimientos institucionales para una verdadera República en democracia; gracias al pueblo unido, indignado y valiente, tuvimos y tenemos a Rafael, y gracias a los dos anteriores, hoy tenemos a Lenín Moreno. Sin duda, detrás y delante de las normas y las instituciones, está la gente: el recurso más importante de todos, el talento humano, que jamás debe perder, entre otros, el valor de la gratitud.

El reto ahora es aún más grande.

Gobernar para profundizar e innovar los cambios. Tomar lo mejor, y corregir todo aquello en lo que se ha fallado. 

Gobernar con oportunidad, calidez, amabilidad, eficiencia para todos, con opción preferencial para las inmensas mayorías.

Fortalecer la relación con la ciudadanía. Administrar con determinación, pero sobre todo con humildad, este triunfo. Es necesario poner toda la creatividad en práctica para reinventar la patria cada día y mejores formas de conectarse con la población.

Ocuparse de la estructura política, fortalecer su organización, funcionamiento, la formación política y su presencia territorial, es también un deber fundamental.

Ninguno es más importante que la colaboración de todos juntos por la patria. La campaña también nos deja la hermosa experiencia de habernos constituido en un potente y gran equipo. También eso hay que celebrar y cuidar, y con ellos, hay que ser gratos.

Grandes son los retos; juntos podemos hacerlo mejor. La gratitud venció al odio. ¡Hay que ser gratos! (O)

Álex Cevallos Rivera

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense