¡Ese era mi padre!

- 13 de junio de 2017 - 00:00

Honesto, sincero, sencillo, humilde y amigable, que nos hacía ver lo bueno y lo malo de esta vida, llena de conflictos, penas, alegrías, tristezas, angustias y sentimientos adversos. Porque así es la razón de vivir que es la vida, y la vida es la razón de vivir.

Un ser humano que nos enseñó el trabajo desde muy pequeños, porque así fue él: vendedor de pescado, ebanista, vendedor de refrescos, futbolista... y así fue creciendo, comerciante de radios y vitrolas.

Luego tuvo un bar por 50 años y más; y nosotros éramos los empleados, porque no le gustaba tenerlos. Así nos fue formándonos y educándonos para ser hombres de bien para la sociedad. Mi padre fue Jefe Político por dos ocasiones en Santa Elena. También fue agente distribuidor de diario EL TELÉGRAFO, que lo galardonó por sus años de servicio.

¡Ese era mi padre!, para orgullo de nuestra familia. Un hombre que nunca ocultó su emoción ni su felicidad ante los pequeños y grandes logros de sus hijos, como cuando nos graduamos de bachiller, después en la universidad. Alegría que demostraba y compartía siempre con quienes estaban a su alrededor.

Cómo no recordar a mi querido padre, quien fumaba cigarrillos, por su trabajo y por sus malas noches.

Cómo no recordar a mi padre. Siempre destacaba la satisfacción que se siente al trabajar o contribuir en un colegio, universidad o alguna fundación de alcohólicos y adictos.

Así fue mi padre. Y que Dios lo bendiga en el más allá. (O)

Dr. Manuel de J. Alejandro R.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: