Miércoles, 05 Julio 2017 00:00 Cartas al director

El mejor modelo económico: bipolar o mixto

Cartas al Director

Los académicos, científicos, filosóficos, politólogos, intelectuales, todos ellos comparten el principio: “No existe nada nuevo bajo el sol”, esto quiere decir que no hay invento, el acontecimiento que se produce es que se logra mejorar algo que anteriormente no era utilizado. Se presentaron diversos modelos de producción y todos han fracasado, incluso el socialismo del siglo XXI, así también el socialismo clásico y todas las anteriores formas de producción.

Quiero presentar un modelo de producción que no es nuevo y en todos los lugares ha dado resultado, me refiero a tomar lo bueno del capitalismo y socialismo, rechazando lo malo de ellos. Esta modalidad está constituida por medio de una economía ‘mixta’ o ‘bipolar’, su fundamento es valorar lo bueno y rechazar lo malo. La República Popular China ha llevado a la práctica el sistema mixto. Sin dejar de llamarse comunista, ha logrado un éxito en la producción, convirtiéndose en la potencia económica más importante del mundo.

El sistema mixto debe ser acogido por nuestro país, fundamentado en una base o estructura económica en donde se destaque de manera especial la agricultura productiva; asimismo, contar con una superestructura extraordinaria que lleve adelante el cambio social, desarrollando la ciencia, la cultura, la política, el arte, la filosofía, incluyendo como expresión religiosa la Teología de la Liberación. Esta matriz de producción no puede ser atribuida como derechista o izquierdista, sino como humanista, incluyendo de manera especial la tecnología digital como producto agregado.

Debemos entender que el petróleo es un producto no renovable y debido a que el Gobierno anterior y el actual adquirieron deudas con diversos países e instituciones financieras, de manera especial con China, nuestro petróleo solo sirve para pagar esos compromisos, mientras que en la agricultura se encuentra la verdadera riqueza de nuestro país. También tenemos que impulsar en las fábricas la capacitación, que es la industrialización del campo, apoyando a los campesinos y el respaldo económico a todos aquellos que quieran ser emprendedores, de manera especial en el sector agrícola con ayuda financiera del Gobierno.

Solo cuando se invierte en la educación se logra el cambio social. (O)

Atentamente

Lic. Ricardo Ordóñez Jaramillo

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense