De fraudes y otras pociones

- 10 de marzo de 2017 - 00:00

Fraude: según el diccionario de la RAE: Acción contraria a la verdad y a la rectitud que perjudica a la persona contra quien se comete. 2. Acto tendiente a eludir una disposición legal en perjuicio del Estado o de otros…

¿Quiénes son los “políticos” expertos en ello? El banquero Guillermo Lasso, los hermanos Gutiérrez y muchas otras personas que aparecen en medios escritos y televisivos o de radio, como presentadores, periodistas o invitados; que lo practican a diario (el fraude) y que su historial nos confirma  ¿No fue un fraude el salvataje bancario y la dolarización cuyo actor, unas veces tras bambalinas y otra como actor principal, fue Lasso? Ni qué decir del  gobierno de Lucio Gutiérrez cuya presidencia fue un verdadero fraude, a tal punto que fue destituido por el pueblo.

Han hecho durante todo el gobierno de la RC una oposición cargada de odio, de mentiras, de acusaciones y ya en la recta final prepararon el escenario del fraude electoral.  Nada se ha comprobado o tiene denuncias ante la fiscalía. Las encuestadoras a su servicio también hicieron su parte; y aquí me permito elucubrar. ¿Quién hizo el fraude a quién? Según mi reflexión, si la encuestadora Market, al servicio de Cynthia Viteri, le daba el segundo lugar al PSC-MdG -y hasta produjo una carta airada de su director ante las acusaciones de Lasso de inflar las mismas- ¿no será que quienes cometieron el fraude en el conteo de votos, en ciertas mesas, para que CREO-SUMA se haga del segundo lugar son los mismos “denunciantes”? ¿Acaso Lasso no advirtió que tenía un tecnificado centro paralelo para el conteo de votos y miles de delegados en las mesas? ¿Acaso esto no nos lleva a pensar que el aparataje millonario de twiteros y expertos en informática que trabajan para él fueron los que cometieron el fraude también contra Viteri  y ante la cantidad enorme de votos del binomio Moreno-Glas no les fue posible cometer un fraude  mayor contra PAIS, porque hubiera sido demasiado obvio? Y, elucubrando otra vez: todo fue un teatro entre Viteri y Lasso para caldear el ambiente; para ponerle pociones, porque el apoyo ipso-facto de Viteri para dar el voto por su señor del  desempleo en la segunda vuelta, lo confirma. Total, lo mismo son…

Yo confío en el pueblo ecuatoriano, en ese honesto y sencillo pueblo que es por  quien más ha trabajado el gobierno liderado por Rafael Correa que no los ha defraudado.  Confío porque ese inteligente pueblo ha sentido en carne propia la transformación de la Patria y le ha perdido el miedo a la oligarquía; lo sucedido en la votación en Manabí, Guayaquil y Esmeraldas es una prueba. Los otros hacen bulla y tienen altavoces en sus dudosos aliados. (O)

Analucía Sosa

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: