Viernes, 30 Septiembre 2016 00:00 Cartas al director

De certificados médicos y supervivientes

Cartas al Director

La ciudadanía se ha sorprendido al enterarse de que alguien haya pedido a Lenín Moreno certificación de su estado de salud, como condición para que su candidatura para Presidente de la República sea calificada por el CNE. Esto a mí no me sorprende, porque es evidente que aquel está lleno de odio y vacío de ética. Su apetito por el poder político y su ambición lo obnubilan haciéndolo soñar que se convierte en águila cuando en realidad actúa como un ave carroñera.

A propósito de este malhadado evento, debo referirme a aquellas personas que en algún momento se han enfrentado a la muerte o han tenido una discapacidad congénita o por accidente, y que a pesar de eso han logrado no solamente sobrevivir, sino que se han convertido en supervivientes. La historia de la humanidad ha estado iluminada por luces que encendieron hombres y mujeres que habían recibido de sus experiencias de dolor un mensaje de vida, lo asumieron como misión y lo convirtieron en acciones que aportaron a su construcción y desarrollo, llevando mensajes de amor para tener sociedades más justas, libres y fraternas. Esas personas han brillado y siguen brillando en las artes, en las ciencias, en la política, etc.

Cómo no sorprendernos, por ejemplo, de la fortaleza de una Frida Kahlo que se levantó sobre sus limitaciones físicas y nos transmitió su sensibilidad plasmada en sus maravillosas pinturas; de un Franklin Roosevelt, que a pesar de su padecimiento de polio y de su silla de ruedas fue electo como presidente de EE.UU. por cuatro veces; o de un Stephen Hawking, uno de los científicos más prominentes de los siglos pasado y presente, a pesar de sus discapacidades físicas. Historias semejantes de supervivientes anónimos se repiten todos los días, historias que deben ser valoradas por la sociedad.

Lamentablemente, existen personas que tratan de menospreciarlas. Son las mismas personas que están ahí gritando contra los GLBTI, son los mismos misóginos, machistas, xenófobos, y que tampoco reconocen la interculturalidad, no respetan las diferencias ni los derechos de montuvios, indígenas y afroecuatorianos. Se erigen sí, como sus defensores cuando necesitan de sus votos para llegar al poder.

Es indignante el pedido que aquel ha hecho a Lenín Moreno. Yo le pido, más bien, a aquel, que presente un certificado de que tiene alma y conciencia. Tal vez los discapacitados que recibieron el cariño y el apoyo de Lenín Moreno puedan otorgárselo. (O)

Luis Centeno Pita
Montuvio manabita

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense