Martes, 12 Septiembre 2017 00:00 Cartas al director

94 años de la masacre de Leito

Cartas al Director

La primera huelga nacional del 15 de noviembre de 1922 despertó la conciencia de nuestros pueblos para reclamar sus derechos; en 1923 las provincias de Azuay, Imbabura, Pichincha y Tungurahua fueron campos de grandes protestas campesinas. En Pelileo, zona de grandes conflictos, el 13 de septiembre de 1923 se masacró a indígenas, pues estos trabajadores de la hacienda Leito se negaron a laborar por los bajísimos salarios y doce horas diarias.

El justo reclamo fue contestado con balas por el batallón Zapadores de Ambato, que asesinó a 100 campesinos, hirió a muchos, los despojó de sus parcelas y destruyó sus casas. Entre los campesinos asesinados, los historiadores recuerdan a Belisario Muñoz, Leonidas Muñoz, Olimpia Muñoz, Edelmira Fuertes, entre otros.

El gobierno del infelizmente célebre José Luis Tamayo, represor al servicio de la oligarquía bancaria y agroexportadora, que actuó de 1920 a 1924, fue el responsable del asesinato de más de 1.000 obreros en Guayaquil el 15 de noviembre de 1922 y se tiñó nuevamente de sangre al ordenar a petición del patrón de Leito la carnicería de indígenas, que trató de justificar con la explicación de sofocar un levantamiento indígena dizque comunista.

El fantasma del comunismo lo llevó a cometer estas atrocidades, pero como sentenció Tránsito Amaguaña Alba: “La sangre, la herencia han de coger las familias, los maíces ha de cosechar el pueblo”.

Lic. César Burgos Flor
C.C. 0902101476
Licenciado en Ciencias de la Educación y licenciado en Comunicación Social. Profesor jubilado en el colegio fiscal Camilo Destruge y en la Facso.

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Lunes, 11 Septiembre 2017 19:23

Google Adsense

Google Adsense