Este centro de estudios cumplió 17 años de ser autónomo y trabajar en la excelencia académica

Universidad milagreña estrena edificio orientado a la investigación

| 30 de Agosto de 2017 - 00:00
Profesionales que se titularon en esta universidad y la ciudadanía recorrieron las nuevas instalaciones.
FOTO: Foto: Lylibeth Coloma / EL TELÉGRAFO

En agosto de 2014 se hizo el primer boceto de cómo sería la infraestructura del Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación (CRAI), de Milagro.

Milagro.-

La ciudad de Milagro, Guayas, cuenta desde el pasado jueves con una biblioteca que acoge a 1.000 estudiantes en simultáneo y que, además, está abierta a la ciudadanía no solo de este cantón sino también de poblaciones aledañas.

La infraestructura, similar a la que se levanta en Kansas City, Estados Unidos, y que está dentro de la Universidad Estatal de Milagro (Unemi), fue construida en un área de 5.391 m2. Su fachada, compuesta por réplicas de tomos de obras literarias de autores de renombre, es uno de los principales atractivos del Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación (CRAI).

Sin embargo, en su interior, las amplias instalaciones, así como la disposición de mesas y sillas para los universitarios, al igual que los cubículos para cada uno de los docentes, hacen de este edificio uno de los mejores de la localidad.

Según Fabricio Guevara, rector de la Unemi, la construcción de la obra se hizo efectiva con el 59% de recursos del Estado y el 41% a través de autogestión ($ 2’728.373).

Así, este centro de estudios superiores financió $ 3’902.466, y de esta cantidad, $ 1’062.000 (27%), fueron producto de la gestión institucional para la recuperación del IVA y renta de 2013.

“La autonomía financiera se da en la medida en que construyan leyes para que las universidades puedan participar en los procesos de consultoría, de transferencia de tecnología, conocimientos, creando un mercado similar al de la economía social y solidaria...”.

Entre los asistentes al acto inaugural estuvieron la alcaldesa de Milagro, Denisse Robles; el asambleísta por la alianza CREO-SUMA, Rómulo Minchala Murillo, quien se desempeñó también como rector de esta universidad.

Con respecto a la nueva infraestructura, Minchala sostuvo que “es una obra monumental que no la tienen ni las mejores universidades del país, no solo por la parte física sino por el concepto real de lo que significa este centro, que es para la investigación sobre todo, y para el servicio de los docentes y estudiantes que anhelan más recursos tecnológicos para surgir”.

Un cúmulo de emociones

Esta ocasión sirvió también para que las autoridades de la universidad, una vez que las instalaciones del CRAI fueron bendecidas, develaran una placa en honor a uno de sus docentes ya fallecido, Pedro Silva Anzules, quien lideró la formación de profesionales.

Además, docentes, exalumnos y ciudadanos presentaron 16 libros de su autoría, que ya forman parte del material bibliográfico.

Para Eduardo Cabezas, estudiante de la carrera de Ingeniería Industrial, el CRAI es una biblioteca innovadora y de investigación, que arrojará excelentes resultados a futuro y que servirá para mejorar la excelencia académica de la Unemi. “El beneficio es para toda la comunidad universitaria, ya que cuenta con una amplia gama de libros”.

En el marco del evento, se presentó la ‘Cápsula del tiempo’, que tiene forma cilíndrica, con 80 cm de alto, 30 cm de diámetro.

En este aparato, recubierto de fibras de carbono, la ciudadanía depositó documentos, fotografías, escritos, preseas, videos y más recuerdos de valor inmaterial, que podrán ser vistos por otras generaciones en 50 años, cuando se la abra. (I)