Vino, habló, exorcisó y se fue...

- 31 de octubre de 2016 - 00:00

Jorge Lanata, periodista gaucho, huésped de honor de Guayaquil, sedujo a su platea. Ataviado del signo rioplatense de jerga y desdén, su catequesis política en clave de periodismo le funcionó. Fue antológica su frase a El Universo sobre si trabajaría en Ecuador: “No, estaría preso“. Nebot habrá aplaudido... (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: