Futbolizados

| 21 de Enero de 2017 - 00:00

En la campaña en Jaramijó, Iván Espinel (FCS) aprovechó el poco momento que tienen los presidenciables al descanso para dar unas cascaritas a un balón. Con eso demostró que no solo es bueno para la política, sino también para el fútbol. (I)