Fue sin querer... queriendo

| 07 de Octubre de 2016 - 00:00

Un carterazo recibió el alcalde de Guayaquil, antier, previo a la presentación del texto Consenso Ecuador, de las Cámaras de Comercio de Guayaquil y Quito. El golpe fue fuerte, pues se agarró la cabeza y vio mal  a la causante. Parece que la desprevenida dama ni siquiera advirtió la presencia de Jaime Nebot. (I)