Iván Espinel, el médico cristiano que propone la pena de muerte

- 04 de Enero de 2017 - 00:00

El aspirante por Fuerza Compromiso Social, lista 5, es el más joven de los 8 candidatos. Su abuelo le heredó una emisora. Fue cercano al actual Gobierno.

PERFIL

José Iván Espinel Molina. Nació el 20 de marzo de 1983, en Chone (Manabí). Está casado con Verónica Alchundia; tiene 2 hijos: Mathías y Thiago. Fue director regional del Instituto de Seguridad Social. Es cristiano bautizado, sirve en la iglesia Casa de Fe en Guayaquil, asiste todos los domingos. Le gusta ir al cine en familia. Su esposa dice que tratan de estar en forma, por eso hacen ejercicios.

El candidato más joven que aspira llegar a la Presidencia de la República en las elecciones de 2017 es José Iván Espinel Molina. A sus 33 años este chonero (Manabí) fue también uno de los últimos en presentar su candidatura.

El médico de profesión asegura que llega con una propuesta fresca. Milita en un movimiento político que fue aprobado el año pasado, con el tiempo justo para que pueda candidatizarse.

Hijo de manabitas, estudió la primaria y secundaria en Chone. Desde hace 12 años vive en Guayaquil, donde cursó sus estudios universitarios. A su padre, Rodolfo Espinel, notario con 25 años de experiencia, no le causó mayor impresión la decisión de su hijo de convertirse en político. Sostiene que desde pequeño siempre quiso ser abogado.

La voz del progenitor denota cierto entusiasmo extra al esbozar la idea de que su hijo puede llegar a la Presidencia de la República.

Confiesa que Iván siempre incursionó en la dirigencia estudiantil, desde que estaba en el colegio, y continuó en la universidad. Conformó el Frente de Médicos Rurales. Todos esperaban que se decidiera por Derecho, pero asegura que siempre fue autónomo en sus decisiones. La idea de incursionar en política fue definitiva, desde que retornó de Argentina, donde realizó un posgrado. Hace 5 años, Espinel Molina le informó a su familia que quería ser político.

Su abuelo les heredó una emisora de radio, por lo que siempre estuvo vinculado a los análisis sociales. Su padre considera que eso generó en su hijo el interés por discutir los problemas del país.

El último de 3 hermanos tiene el apoyo de su familia. Uno de ellos, Renato, le asiste durante la campaña. Sus padres también están ahí cuando recorre Manabí. En su provincia natal se ubicó la primera central; sin embargo, en Guayaquil desarrolla lo fuerte de su actividad.

El discurso político de Espinel gira alrededor del cambio generacional. Cree ser el instrumento para lograrlo. Su activismo lo llevó a ser tomado en cuenta como servidor público. Específicamente con sus primos, los hermanos Vinicio y Fernando Alvarado Espinel.

Espinel también era cercano al movimiento de Gobierno (AP), pero asegura que no fue adherente. Participó en las marchas organizadas por PAIS, pero su representación era como líder profesional. Y aunque reconoce el trabajo realizado, sostiene que hay aspectos que quiere corregir.

En el entorno de Espinel también hay excolaboradores de PAIS. César Carrera, quien encabeza la lista para asambleístas por el Distrito 3, es uno de ellos. Para otro de sus colaboradores, el aspirante a la Asamblea por Guayas, Manuel Alcívar, el carisma y entusiasmo de Espinel les motivó para ir a las elecciones. Su juventud no les preocupa, al contrario, creen que les favorece. Sus coidearios adoptaron la más controversial de las tesis de Espinel: la pena de muerte, pero personas de la campaña no abordan el tema que se contrapone a la religión cristiana que profesa.

La vinculación de Carrera con Espinel es reciente, hace 6 meses, casi simultáneamente se sumó Alcívar, aunque este lo conoció durante su gestión como director regional del Seguro Social en Guayas. Su gestión en el IESS tuvo resonancia cuando embargó el Estadio de Barcelona y generó una multa al Ministerio de Salud.  

Su esposa, Verónica Alchundia, conoce al candidato desde hace 11 años, y lo describe con un hombre sensible, con un carácter dócil. (I)

SU HISTORIA

Es amante de los deportes. Practica Triatlón, su esposa comparte el gusto por las actividades físicas, aunque no ejercitan lo mismo.

El candidato presidenciable durante una entrevista en las instalaciones de diario EL TELÉGRAFO. Foto: Eduardo Escobar / El Telégrafo

Con su esposa Verónica Alchundia, con quien tiene casi 9 años de casado, y sus 2 hijos durante una grabación para su campaña.

Últimas noticias