Viernes, 17 Febrero 2017 00:00 Politiko 2017

El sufragio arrancó en los centros de detención

90 ciudadanos privados de la libertad sufragaron ayer en el Centro de Rehabilitación de Turi, en Azuay.
90 ciudadanos privados de la libertad sufragaron ayer en el Centro de Rehabilitación de Turi, en Azuay. Foto: Fernando Machado / EL TELÉGRAFO

10.230 personas privadas de la libertad, pero sin sentencia, estaban habilitadas para votar. Ayer cumplieron su derecho.

Redacción Política

Quito / Cuenca.-

Fausto C. fue el primer detenido en sufragar en el Centro de Rehabilitación Social de Turi, en Cuenca (Azuay), en donde más de 2 mil personas están privadas de la libertad, pero al no tener sentencia condenatoria ejecutoriada tienen derecho a sufragar.   

Fausto, oriundo de Santo Domingo de los Tsáchilas, se tomó más de 4 minutos para dar su voto en las cinco papeletas que le fueron entregadas al interior del mencionado  centro carcelario.     

Juan Pablo Pozo, presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), calculó que los votantes, en promedio, podrán depositar su voto en un tiempo de dos a tres minutos como máximo. En el caso de las personas privadas de la libertad indicó que se tardan un poco más porque están incomunicadas y desconocen quiénes son los candidatos.

En el Centro de Rehabilitación Turi fueron empadronados 143 hombres y una mujer, pero esta última no votó porque logró su libertad. De esa totalidad solo 90 ciudadanos hicieron uso de su voto ayer, el resto optó por no acudir.

“No soy partidario de nadie, ni sé quiénes estarán de candidatos”, dijo Segundo N., quien está tres años detenido y es oriundo de Imbabura.

Algo similar dijo el primer sufragante, pero destacó que “al menos es una buena oportunidad que nos dan y que nos tomen en cuenta; es también parte de una democracia”.

La ministra de Justicia, Derechos Humanos y Cultos, Ledy Zúñiga, calificó la votación como una “jornada democrática”, e indicó que “no podía haber un mejor inicio del sufragio que hacerlo en un centro de detención, ya que es también una forma de respeto a los derechos humanos”.

Agregó que en el país son 10.230 personas las que se empadronaron para votar en los 38 centros de rehabilitación que existen. “Están gustosos de haber sufragado y de haber sido los primeros en dar el voto en el país”, dijo la ministra, quien acudió al centro carcelario.

Jornada en Quito  

A las 08:30 de ayer se instaló la mesa electoral al interior del Centro de Acogida Temporal de Mujeres de Chillogallo, al sur de Quito, integrada por el director del centro de detención, un delegado del Consejo Nacional Electoral (CNE) y un representante escogido por las internas, quienes se encargaron de receptar la votación de 28 detenidas.

Antes de iniciar el evento entonaron las notas del Himno Nacional, luego de lo cual Nubia Villacís vicepresidenta del CNE, indicó que de esta manera se iniciaba simultáneamente la votación en centros carcelarios en 20 provincias.

La consejera del CNE, Ana María Paredes, aclaró que el voto es obligatorio para los detenidos que estén empadronados y no tengan todavía sentencia ejecutoriada.

En otros centros carcelarios del país

En el Centro de Rehabilitación Social (CRS) de Esmeraldas, 250 personas privadas de la libertad estaban habilitadas para sufragar, por ello allí se instaló una mesa electoral. En el de Babahoyo (provincia de Los Ríos), debido al reducido número de votantes, 15 en total, una sola persona se encargó de supervisar el sufragio, mientras que en el CRS de Quevedo, 317 constaban habilitados.

Carlos Toro, director del centro, indicó que por la cantidad de internos se instalaron 2 juntas receptoras del voto: una para hombres y una de mujeres.

Paredes explicó que luego del escrutinio cierran las urnas y el material se traslada bajo custodia de la Policía, encargada de vigilar los votos, que serán entregados a la delegación provincial donde se encuentran los centros de rehabilitación, para proceder al conteo a partir de las 17:00 del día de elecciones generales (domingo). (I)

Una persona privada de la libertad sufraga en la mesa electoral ubicada al interior del Centro de Acogida Temporal de Mujeres de Chillogallo, al sur de Quito. Foto:
Fernando Sandoval / EL TELÉGRAFO

Etiquetas:

ENLACE CORTO