Miércoles, 21 Septiembre 2016 00:00 Séptimo día

Los hackers denuncian la falta de deportividad y juego limpio en Río de Janeiro 2016

Los hackers denuncian la falta de deportividad y juego limpio en Río de Janeiro 2016

Un grupo ruso publicó pruebas de dopaje de 29 deportistas. Entre ellos están las hermanas Venus y Serena Williams.

Agencia AFP y Redacción Fanático

El final de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro trajo un sinnúmero de festejos en todos los países, que recibieron a sus medallistas como héroes, aparecieron en numerosos programas de televisión, se convirtieron en imágenes de productos deportivos y se proyectan para continuar su carrera olímpica.

Después de la emoción inicial llegó la calma para ellos y el retorno a los entrenamientos. Pero en medio de eso, apareció algo que trató de restar valor a sus logros, empezando por las atletas estadounidenses y que luego se extendió a otras latitudes del mundo.

Un grupo organizado de hackers rusos, conocidos como Fancy Bears, pirateó la base de datos de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), de la que obtuvo los reportes de los exámenes previos a Río 2016.

“Estamos a favor de la deportividad y el juego limpio. Les vamos a contar cómo se ganaron las medallas olímpicas. Hackeamos la base de datos de la AMA y estamos sorprendidos con lo que encontramos”, publicaron en su web, antes de emitir los informes completos de la gimnasta Simone Biles, la basquetbolista Elena Delle Donne y las tenistas Venus y Serena Williams.

Venus (izq.) y Serena Williams fueron eliminadas en primera ronda en los dobles femeninos de Río de Janeiro. Buscaban su cuarta medalla de oro en unos Juegos Olímpicos. Foto: AFP

A pesar de la intención de dañar a los deportistas y criticar al sistema antidopaje, el trasfondo que se le otorga a la organización hacker, es que está vinculada al servicio de inteligencia ruso y que todo sería una especie de represalia al trato que recibieron los atletas rusos. Los deportistas de ese país fueron impedidos de participar en los últimos Juegos Olímpicos, precisamente por el dopaje.

Rusia trató de desmarcarse de esas acusaciones y el ministro de Deportes, Vitali Mutko, negó cualquier vínculo con el grupo. “¿Cómo pueden decir que son piratas informáticos de Rusia? Acusan a Rusia de todo”, dijo Mutko, afirmando que su país también “está preocupado ya que los hackers tienen las mismas informaciones sobre atletas rusos”.

Justamente las preocupaciones de Mutko fueron certeras y aparecieron más nombres, 25, entre los que apareció el boxeador Misha Aloyan, medalla de plata en peso mosca en Río.

La AMA salió al paso de las informaciones reservadas que compartieron los hackers e indicaron que las sustancias que se les encontró a los deportistas, estaban justificadas. Los medicamentos que ingieren son de uso terapéutico, pero están en la lista de elementos prohibidos por la entidad.

En el caso de Biles, ganadora de 5 medallas en Río 2016, se encontró en sus muestras Metilfenidato, un estimulante para tratar el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

La atleta respondió casi de inmediato en su cuenta de Twitter: “Tengo TDAH y medicarme para ello no es algo para estar avergonzada o para temer que la gente lo sepa. He tomado esa medicina desde niña. Creo en el deporte limpio, siempre he seguido las reglas y continuaré siguiendo el juego limpio, porque es importante para mí”.

Su certificado médico la avala para tomar esa sustancia hasta diciembre de 2018, con una dosis de 15 miligramos diarios. Cada vez deberá renovarlo para poder competir en las pruebas locales e internacionales de gimnasia.

Mientras que Delle Donne sigue un tratamiento médico con anfetaminas de por vida, desde 2008, cuando fue picada por una garrapata que le provocó el síndrome de Lyme. Esa enfermedad le provoca períodos de astenia y estuvo a punto de dejar el baloncesto.

Se sumaron las hermanas Williams, que no tuvieron buen suceso en Río. Ambas tenían sustancias en su cuerpo de compuestos antiinflamatorios, de los que tenían permiso para consumir.

En la nueva lista, publicada el jueves pasado, aparecieron 10 deportistas estadounidenses, 5 británicos, 5 alemanes, 1 danés, 1 ruso, 1 polaco, un checo y 1 rumano. Todos ellos con sustancias dopantes en sus organismos, pero con el respectivo certificado que avala su uso.

La labor de Fancy Bears

El grupo hacker ha estado involucrado en varios de estos actos, pero relacionados a entidades gubernamentales de Estados Unidos, China, Brasil o Europa del Este.

Es la primera vez que realizan algo en el ámbito deportivo. “Esta es solo la punta del iceberg. Hoy en día, el deporte está verdaderamente contaminado”, publicaron.

En los próximos días, anunciaron, se publicarán más pruebas de deportistas olímpicos que estuvieron en Río. La lista ya llegó a 29, pero abarcarán a más medallistas. (I)

ENLACE CORTO

Publicidad

Promo-galeria