Domingo, 20 Noviembre 2016 00:00 Séptimo día

Los genes heredados dan la contextura al cuerpo

Los genes heredados dan la contextura al cuerpo

Gruesa o delgada, la figura de los hijos la determinan genéticamente los padres.

Verónica Endara

Hay personas flacas que comen cualquier tipo de comida y no engordan, hay otras que sienten que hasta el agua las hace subir de peso. No hay alimentos lo suficientemente grasosos para engordar a algunos, ni dieta tan baja para adelgazar a otros. La razón es que la forma del cuerpo está en los genes.

Es común observar a mujeres que tienen el cuerpo exactamente igual al de su madre, y es que la figura de cada persona depende, en alrededor del 70%, de los genes que ha heredado de sus padres. El porcentaje restante depende de los hábitos alimenticios y la actividad física que realiza.

Byron Cifuentes, endocrinólogo, indica que “en unos está más marcado que en otros, pero en todos está presente la genética, así como heredamos el color de piel, heredamos la estructura del cuerpo. Generalmente las personas con contextura gruesa van a tener hijos y descendencia con la misma estructura física”.

Hay varios factores que explican por qué no todos los individuos engordan, así coman lo mismo que otros. Las causas básicamente son metabólicas y genéticas.
Metabolismo quiere decir cambio y son todos estos procesos que el cuerpo tiene, a través de varios órganos, para transformar en energía los alimentos que ingiere. Además es distinto en cada persona.

Hay individuos que tienen un metabolismo más lento que otros, por lo que podrían aumentar de peso comiendo una cantidad de calorías que, quizás, en una persona que tiene un metabolismo más rápido no tienen ningún efecto en su peso. La velocidad del metabolismo también es heredada.

De acuerdo con la endocrinóloga Paulina Florez, además de la velocidad heredada, en el metabolismo incide la hormona tiroidea. El peso cambia en las personas que tienen un trastorno de este tipo; el hipotiroidismo, por ejemplo, causa que ganen peso con más facilidad que los que tienen un metabolismo normal.

Otro factor que afecta al metabolismo es la edad. A medida que los años pasan, disminuye la velocidad de este proceso de transformación por lo que es más fácil ganar peso. De ahí que muchas personas fueron delgadas de jóvenes y de adultas ganaron varias libras. A partir de la cuarta o quinta década de vida se puede subir de peso si no se cuida la alimentación.

Además del metabolismo, en los genes se transmite la estructura ósea y el cuerpo de cada persona depende de esta. Según Florez, las personas que tienen las muñecas, los tobillos y la espalda ancha, rara vez serán delgadas, pues sus huesos ya tienen esa estructura, mientras que aquellas que son delgadas tienen hasta los dedos y las rodillas flacas.

“La estructura del cuerpo viene desde la armazón ósea”, aduce Florez.

Sin embargo, este ‘destino’ que el cuerpo posee desde que nace debido a los genes heredados puede cambiar si no se tiene una vida saludable. Según Cifuentes, la modernidad ha hecho que varias personas lleven un estilo de vida y hábitos alimenticios poco saludables, de ahí el sobrepeso.

Florez destaca que “uno puede tener la genética, pero siempre debe haber un detalle ambiental. Si una persona tiene disposición a engordar, pero come bien y hace ejercicios probablemente nunca engordará. Pero si además de la genética con esta disposición come 5 mil calorías diarias y no hace ejercicios, lo más seguro es que engorde”.

Para Andrea Jarrín, nutricionista clínica y especialista en alimentación emocional, el peso está relacionado con los hábitos alimenticios, la actividad física y de cómo está el cuerpo internamente.

El intestino es el órgano básico para la nutrición, ahí los nutrientes son transmitidos al torrente sanguíneo y pueden llegar a los diferentes órganos. Si la función intestinal no es la adecuada —explica Jarrín— o es más lenta, es más difícil eliminar los deshechos del cuerpo y, por ende, es más complicado absorber los nutrientes.

Jarrín comenta que “las personas que tienen un buen horario alimenticio ayudan a que su organismo esté constantemente trabajando lo que permite que el metabolismo esté activo y digiera mejor los alimentos”.

Aunque la estructura del cuerpo es heredada, es fundamental tener un buen estilo de vida para conseguir un peso saludable, que es lo que importa.

La estatura en centímetros menos el peso en kilos es un modo sencillo de calcular un aproximado del peso ideal. (I)

ENLACE CORTO

Publicidad

Promo-galeria