Domingo, 30 Octubre 2016 00:00 Séptimo día

Sociedad

Los fármacos a partir del cannabis se abren paso entre los consumidores

La presentación del fármaco Sativex es en forma de aerosol. Debe ser ingerido de manera oral. Este medicamento ya se comercializa en Colombia y Chile, además de algunos países de Europa.
La presentación del fármaco Sativex es en forma de aerosol. Debe ser ingerido de manera oral. Este medicamento ya se comercializa en Colombia y Chile, además de algunos países de Europa. Foto: Internet

Uno de los medicamentos más vendidos es el Sativex, concebido para pacientes de esclerosis múltiple.

Redacción Séptimo Día, Agencias

Uno de los primeros medicamentos elaborados a base de marihuana, denominado Sativex, se venderá en Chile.

De hecho, en Colombia también se dio luz verde a la comercialización de este medicamento que empezará a ser distribuido por los laboratorios Biopas S.A., y que, hoy en día, es usado en alrededor de 30 países por los pacientes de esclerosis múltiple, una enfermedad autoinmune que afecta el cerebro y la médula espinal y que hasta el momento no tiene cura.

La presentación de este producto es en forma de spray que deberá ser ingerido de manera oral. Es útil para tratar el dolor y la tensión en los músculos que genera la enfermedad.

Únicamente será entregado con fórmula médica y tendrá un control especial, pues puede generar mareos o fatiga. Incluso varios países europeos le dieron el aval. Se estima que Holanda se convirtió en el primer país del mundo en vender en las farmacias medicamentos hechos a base de marihuana para pacientes con cáncer, sida y esclerosis múltiple; lo hace desde 2003.

Esta fue una decisión que generó controversia, pero a la cual se sumó 2 años después Canadá al aprobar la comercialización de un aerosol a base de cannabis como parte del tratamiento de las personas que padecen esclerosis múltiple.

En Barcelona, España, también se comercializa este medicamento en polvo llamado Sativex. Al igual que en otros países donde también se lo expende, solo podrán adquirirlo los enfermos crónicos de cáncer y de esclerosis múltiple que no respondan a ningún tratamiento, debido a que actúa en el organismo para aliviar los efectos secundarios que producen las agresivas terapias mediante las cuales se tratan estas 2 enfermedades.

Por décadas, las compañías farmacéuticas han desarrollado medicamentos con componentes similares a los cannabinoides hallados en la planta de Cannabis. Mediante procesos químicos logran modificar su estructura y así por mucho tiempo han sido utilizados como componentes que cumplen con la norma establecida.

Por otro lado, a mediados de este año, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) concedió el estado ‘huérfano’ a un medicamento para la epilepsia derivado de cannabis para un tercer grupo de pacientes afectados por una forma rara de la enfermedad.

El estatus de ‘huérfano’ se otorga a los medicamentos destinados al tratamiento de enfermedades raras, dando a los desarrolladores incentivos tales como una exclusividad de comercialización de 7 años en Estados Unidos.

Raquel Gómez de Heras, profesora de la Universidad Complutense y especialista en el tema, reconoció que cuesta mucho la introducción de los derivados del cannabis como terapia, pero los resultados que se están cosechando demuestran que los efectos secundarios son mínimos y que es posible conseguir fármacos que no tengan efectos psicoactivos (la adicción por ejemplo) pero que sí cuenten con cualidades terapéuticas positivas. De Heras ha trabajado intensamente en el sistema endocannabinoide y su aplicación en trastornos de nutrición.

En este sentido, la profesora de la Complutense destacó que ya se está comercializando en Europa un fármaco denominado Acomplia que disminuye el apetito y el peso corporal, de modo que se está utilizando en dietas con personas con obesidad mórbida.

De acuerdo con la página Cannabisconsciente, el cannabis puede hacer que las enfermedades sean más soportables. A veces, incluso puede combatirlas con éxito. Hay personas que señalan que el cannabis es lo mejor para el alivio del dolor, mejor que, por ejemplo, el ibuprofeno y que el paracetamol, debido a que no tiene efectos secundarios.

En la actualidad, son cada vez más numerosas las evidencias sobre los beneficios de los fármacos elaborados a base de cannabis. Las autoridades sanitarias de Brasil autorizaron, el año pasado el uso de Canabidiol (CBD), uno de los 480 componentes extraídos de la planta Cannabis sativa (marihuana), para medicación de uso controlado. “Antes, si algún investigador sintetizaba el CBD podía ser detenido pues era ilegal. A partir de ahora, cualquier químico o industria farmacéutica podrá sintetizar este compuesto y desarrollar medicamentos”.

Los estudios sobre las propiedades farmacológicas del CBD datan de los años sesenta, cuando el científico Raphael Mechoulam, de la Universidad de Israel, descubrió el componente. En los setenta, el brasileño Elisaldo Carlini dio un paso importante en las investigaciones al observar sus efectos anticonvulsivos en animales.

Hoy en día, de acuerdo con los especialistas, hay suficientes evidencias que comprueban la eficacia de la droga y su seguridad para tratamientos de enfermedades como esclerosis múltiple, Parkinson y trastorno obsesivo-compulsivo.

Además, posee potencial terapéutico con efectos antiepilépticos, ansiolíticos, antipsicóticos, antiinflamatorios y en trastornos del sueño.

Para el presidente de la Asociación Brasileña de Salud Mental, Paulo Amarante, el anuncio de las autoridades sanitarias de su país incentivará una mayor investigación en el desarrollo de nuevos fármacos. “Esta sustancia ha demostrado resultados clínicos positivos. Las investigaciones no van a sufrir más el estigma”. (I)

DATOS

La FDA asegura que no ha aprobado medicamentos producidos completamente de marihuana, pero sí ha dado su aval a medicinas fabricadas con componentes que están presentes en esta plana o que actúan de manera similar a componentes del cannabis.

Uno de los medicamentos aprobados es el Marinol (Dronabinol que se distribuye en pastillas de distintas dosis (2,5, 5 y 10 mg). Se recomienda para controlar náuseas y vómitos.

Etiquetas:

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Publicidad

Promo-galeria