Domingo, 27 Noviembre 2016 00:00 Séptimo día

Sociedad

Las mujeres viven más que los hombres

Las mujeres viven más que los hombres
Foto: Mario Egas / El Telégrafo

Se desconocen las razones exactas, pero el sexo femenino sobrevive más, incluso en medio de catástrofes naturales.

Verónica Endara

Por accidentes, por enfermedades o por vejez, los hombres suelen ser los primeros en fallecer. Aún no se sabe por qué, pero las mujeres viven más años. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), la esperanza de vida de las mujeres en Ecuador es de 79,30 años, mientras que la de los hombres es de 73,66 años. Además se registró que en 2015 el número de fallecidos de sexo masculino fue superior al del sexo femenino: 35.577 hombres frente a 29.213 mujeres.

La genetista María Mattos, explica que investigaciones recientes comprobaron que las mujeres viven más que los hombres incluso cuando hay desastres naturales o epidemias.

Esta supervivencia no solo es en la adultez, se ha observado que la esperanza de vida de 0 a 5 años es superior en las niñas.  

De acuerdo con el INEC, la muerte infantil en 2015 (defunciones de menores de un año) fue de 2.979, de la cual 1.664 corresponden a niños y 1.315 a niñas. Una de las hipótesis del porqué de estas diferencias se basa en los cromosomas del ADN que niños y niñas heredan de sus padres.

El hombre para ser hombre tiene un cromosoma X dado por la madre y un cromosoma Y dado por el padre. La mujer es mujer porque tiene un cromosoma X dado por la madre y otro cromosoma X dado por el padre. Hay la posibilidad de que el cromosoma dado por la madre sea un cromosoma X mutante, el causante de que un menor esté genéticamente predispuesto a ciertas enfermedades.

Según Aliz Borja, pediatra, el hombre es más vulnerable porque recibe un solo cromosoma X el cual podría ser el mutante.

Mientras que la mujer hereda 2 cromosomas X, si uno es mutante aún tiene la opción de tener otro cromosoma X sano. Por ejemplo, dice Borja, la mujer necesita tener sus 2 cromosomas X mutados para tener daltonismo, mientras que el hombre será daltónico solo al presentar un cromosoma X mutante.

De ahí que los hombres tendrían más posibilidades de nacer genéticamente predispuestos a ciertas enfermedades.
Sin embargo, Mattos señala que esta hipótesis aún no se ha validado al 100%.

Explica que aunque la mujer tiene doble formación de cromosoma X, una de estas X está parcialmente inactiva por lo que hay una compensación de la dosis respecto al hombre. Ambos estarían en igualdad de condiciones de desarrollar o no alguna enfermedad debido a un gen mutado.

“Más bien se ha visto que las mujeres son más propensas a enfermarse, pero por alguna razón que nos se logra determinar, ellas sobreviven más que los hombres.

¿Por qué tienen menor mortalidad si tienen mayor morbilidad? Eso aún no se explica”, dice Mattos y agrega que si el factor para que las mujeres vivan más fuera genético, las enfermedades relacionadas al cromosoma X serían la principal causa de muerte en los hombres, “pero no es así”.

Según el INEC, los hombres fallecen principalmente por enfermedades isquémicas del corazón; en 2015 se registraron 3.006 casos, seguidos por accidentes de transporte terrestre con 2.510 fallecidos y por diabetes mellitus, 2.046 muertes. La lista continúa con enfermedades cerebrovasculares, enfermedades hipertensivas, influenza y neumonía, cirrosis, entre otras.

Mientras que en la mujer las 3 principales causas de muerte en 2015 fueron, en primer lugar, la diabetes mellitus, con 2.520 casos, seguida por enfermedades cerebrovasculares, con 2.112 fallecidas, y por enfermedades isquémicas del corazón con 2.058 casos. Las siguientes causas son enfermedades hipertensivas, influenza y neumonía, cirrosis, entre otras.    

El gen mutante no es la única hipótesis del porqué las mujeres viven más. Algunos especialistas lo atribuyen a los estrógenos que generan las mujeres desde los 12 años de edad.

Durante 50 años esta hormona es el escudo protector de la mujer. Según Borja, los estrógenos las protegen de infartos, diabetes y de accidentes cerebrovasculares. “Es por esto que la probabilidad de vida es mayor en las mujeres”, dice Borja y agrega que los hombres tienen mayor posibilidades de desarrollar tumores óseos justamente por la ausencia de este flujo de progesterona.  

De acuerdo con un artículo publicado en la BBC, el estrógeno es un antioxidante, lo que significa que limpia restos químicos venenosos que causan estrés a las células. Además estaría relacionado con que el cuerpo de la madre necesita estar saludable porque está directamente relacionado con el bienestar de sus hijos.  

Aún se desconoce si todas estas hipótesis explicarían por qué una persona llega a ser más longeva que otra. Según la geriatra Danitza Cimera, aunque los principios biológicos del envejecimiento son los mismos para hombres y mujeres, los estrógenos sí juegan un papel importante en la mujer, pues las protege contra algunas enfermedades como la osteoporosis, una afección que conlleva a fracturas, a dismovilidad e incapacidad, incluso hay algunos estudios que hablan de un factor protector a nivel cognitivo y de función motora.

Otro argumento que trata de explicar la diferencia en la esperanza de vida entre hombres y mujeres responde más a una construcción sociocultural. De acuerdo con Cimera, se ha demostrado que la mujer es más cuidadosa con su salud por el hecho de que puede ser o es madre. Asiste a más controles médicos lo que le permite prevenir y tratar alguna enfermedad a tiempo. Mientras que los varones no suelen ir al médico aduciendo que están sanos.

Con esta afirmación coincide Germania Moreta, genetista. Asegura que un factor que influye en la esperanza de vida de la mujer es la sensibilidad que tiene para percibir que algo no está bien en su cuerpo, advierte los cambios en su organismo por lo que acude pronto al médico e interviene en el curso de una enfermedad inicial. Los hombres van al médico cuando ya ha evolucionado alguna afección.

Otra explicación del ámbito sociocultural que agrega Cimera es que las mujeres saben sobrellevar de mejor manera la viudez, esto hace que de algún modo “no se dejen morir” si llegan a enviudar.

Una de las hipótesis más comunes solía ser que la mortalidad de los hombres es mayor porque se exponían más a accidentes laborales, mientras que las mujeres se quedaban al cuidado del hogar. Sin embargo, en la actualidad, hombres y mujeres están expuestos a los mismos accidentes y las estadísticas siguen siendo las mismas. Según Moreta, lo que sucede es que las mujeres manejan de mejor manera el estrés de la vida cotidiana, como la presión laboral. El estrés afecta al sistema inmune del ser humano, le deja vulnerable a una infección y podría provocar enfermedades como hipertensión.

Otra causa que establece la esperanza de vida de cada persona es su estilo de vida, cómo lleva su alimentación y si realiza o no ejercicios. (I)

DATOS

El año anterior, las principales causas de muerte tanto de niños como de niñas en Ecuador fue por ciertas afecciones originadas en el período prenatal, con 825 casos en niños y 646 casos en niñas; le siguieron malformaciones congénitas, deformidades y anomalías cromosómicas con 418 casos en niños y 335 casos en niñas.

Germania Moreta, genetista, dice que por cada 4 mujeres que cumplen 100 años, un hombre llega a esa edad.

Por más de 5 años Japón se ha ubicado en el primer lugar con mejor esperanza de vida, con un promedio de 86,1 años, seguido por Francia con una esperanza de vida de 85,7 años. Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

ENLACE CORTO

Publicidad

Promo-galeria