Domingo, 22 Enero 2017 00:00 Séptimo día

La lucha por los derechos civiles registró un avance

Una multitud celebra en Washington la decisión del Tribunal Supremo a favor de los matrimonios homosexuales.
Una multitud celebra en Washington la decisión del Tribunal Supremo a favor de los matrimonios homosexuales. Foto: El Nuevo Herald

El matrimonio homosexual se legalizó en EE.UU. durante el mandato de Obama, quien conmutó las penas a 1.715 reos.

Redacción Mundo

La administración de Barack Obama también avanzó, aunque tímidamente, en materia de políticas sociales. Uno de los puntos reconocidos por las organizaciones civiles tuvo lugar el 26 de junio de 2015, cuando la Corte Suprema de Justicia de EE.UU. consideró constitucional el matrimonio entre personas del mismo sexo en el país. De esta manera Obama fue el primer presidente estadounidense en respaldar públicamente el matrimonio homosexual.

El Tribunal Supremo, máxima instancia judicial en el país, declaró ilegales las leyes que en 14 Estados prohibían casarse a personas del mismo sexo. La decisión, comparada con la que en 1954 ilegalizó la segregación racial en las escuelas, cierra una era de discriminación.  

En 2011, el mandatario ya había dado un paso en contra de la discriminación cuando firmó la abolición de la política ‘no preguntes, no digas’, que prohibía a los homosexuales hablar de su orientación sexual dentro de las Fuerzas Armadas. Incluso emitió una orden para integrar a las personas transexuales al Ejército. El año pasado, su gobierno también exigió a las escuelas estadounidenses que permitan a los alumnos transexuales usar los baños y vestidores de su preferencia.

Sin embargo en su gobierno las minorías raciales se sintieron amenazadas por las autoridades. No se resolvieron las luchas raciales y periódicamente durante sus dos mandatos hubo enfrentamientos y muchas muertes de afroamericanos y policías.

Obama, en su discurso de despedida, se excusó reiterando que nunca prometió resolver este problema “que ha marcado a sangre y fuego a una sociedad que explotó la esclavitud durante más de dos siglos y que ha vivido en la abolición tan solo unas décadas”.  

Por otro lado Obama buscó reformar el sistema penal y por primera vez en 20 años, la población carcelaria disminuyó.

El exmandatario conmutó las penas a 1.715 reos en virtud de que consideraba el sistema penal excesivamente represivo para ciertos delitos menores.

El jueves, horas antes de dejar la Casa Blanca, perdonó las penas a 330 detenidos. Finalmente con su guiño numerosos estados legalizaron la marihuana con fines medicinales y los de la Costa Oeste incluso con fines recreativos. Paralelamente y sin éxito trató de cambiar las leyes que imponen duras penas a los consumidores de drogas.

Cuando la revista New Yorker le hizo una entrevista en enero de 2014, Obama reconoció haber fumado marihuana de joven y dijo: “No creo que (fumar marihuana) sea más peligroso que el alcohol” y durante una visita a Jamaica, a la casa del cantante afroamericano, Bob Marley (abril 2015), dijo que el camino tomado en su país en la llamada ‘guerra contra las drogas’ puso demasiado énfasis en la represión y el encarcelamiento y ha sido contraproducente. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Publicidad

Promo-galeria